in

Tragedia en el campo

Uno de los apiarios que se encuentran inundados debido a los días de lluvias que causó el ciclón “Cristóbal” en prácticamente todo Yucatán

Por “Cristóbal” se pierde el trabajo de generaciones

IZAMAL.— Milpas, apiarios y ranchos destruidos dejaron las lluvias e inundaciones causadas por el ciclón “Cristóbal” en Yucatán.

Los daños aún no se cuantifican totalmente, debido al agua acumulada en cabeceras y comisarías.

Hombres y mujeres que trabajan en la agricultura, ganadería y apicultura perdieron su patrimonio forjado durante muchos años, a causa del paso de “Cristóbal”.

Caminos inaccesibles a las milpas, ranchos y apiarios es el común denominador en Tunkás, Dzitás, Sudzal, Cenotillo, Kantunil, Yaxcabá, Tahmek, Xocchel, Teya, Tepakán, Tekantó e Izamal, por citar algunos municipios donde, según se averiguó, “Cristóbal” causó la pérdida total del trabajo forjado en varios años e, incluso, durante varias generaciones.

Productores del campo esperan que bajen las inundaciones un poco para entrar a sus unidades y ver directamente los daños de “Cristóbal” en su patrimonio.

Quienes ya pudieron llegar a los terrenos donde trabajan reportaron que miles de apiarios se perdieron.

Afirmaron que “Cristóbal” dejó a la apicultura de Yucatán en maltrechas condiciones y que se perdió la cosecha de miel yucateca reconocida mundialmente.

Pequeños productores de hortalizas, ganado vacuno, miel y milpa tradicional dijeron que “se perdió todo” por las graves inundaciones que dejó “Cristóbal”.

Algunos perdieron milpas enteras de jícama, cacahuate y sandía.

Productores afectados destacaron que la tormenta “Cristóbal” será recordada siempre por las familias yucatecas como uno de los ciclones más devastadores de la producción agropecuaria de Yucatán.— J.C.P.K.

Mundo al día