in

Tregua en el malecón

Pasajeros del “Carnival Dream” en la playa concesionada a un restaurante que tiene licencia sanitaria y está después del malecón

Venden cervezas, pese a restricción sanitaria estatal

PROGRESO.— Sin problema alguno, los concesionarios de restaurantes, palapas y sombrillas del malecón laboraron en la jornada del crucero “Carnival Dream”, que arribó ayer jueves, y vendieron clandestinamente cervezas en la playa de esa avenida a los turistas extranjeros.

Ayer no hubo inspectores de Servicios de Salud de Yucatán (SSY), a diferencia del martes 11, cuando llegó el “Carnival Valor” y personal de esa dependencia les prohibió vender bebidas alcohólicas a los concesionarios que no tienen la licencia sanitaria para ese comercio.

El martes 11, los directores municipales de Turismo y de Zona Federal Marítimo Terrestre (Zofemat), así como representantes de la SSY y de las delegaciones de la Semarnat y la Profepa, quienes forman parte del Comité de Ordenamiento de la Zofemat, verificaron las concesiones de la playa del malecón.

Durante la inspección, el personal de los SSY dijo a los concesionarios que venden alimentos y bebidas que para hacerlo deben tramitar la anuencia sanitaria.

Ayer, día de crucero, la actividad de los concesionarios de la Zofemat transcurrió de manera normal.

Meseros de varios restaurantes que tienen palapas y sombrillas en la playa vendieron cervezas y otras bebidas que contienen alcohol, así como botanas.

Los meseros indicaron que los restaurantes donde laboran tienen permiso para vender bebidas.

Afirmaron que firmas cerveceras tramitaron las concesiones de la Zofemat en la playa y así no tenían problema, pues en esas autorizaciones se especifica que pueden dar el servicio de comida y bebidas.

Concesionarios que no son extensión de restaurantes solo rentaron mobiliario, y los clientes fueron a los expendios a comprar cervezas.

El paseante las compra

Los encargados indicaron que no venden cervezas, solo rentan a 15 dólares (unos 292.50 pesos) sombrillas con mesas y dos camastros, y que si el turista quiere bebidas el mismo visitante las va a comprar en los expendios.

Un encargado de la renta de bananas y servicio de masajes explicó que en su concesión tienen permiso para instalar mesas, sillas, sombrillas para los clientes y familiares que esperan turno para la banana o masajes en su módulo de la playa.

Los turistas consumen bebidas que compran en los expendios, añadió.

En un restaurante del lado oriente del asta bandera del malecón, donde se colocan sombrillas, mesas y camastros y se atendieron a 90 turistas, se vendió cervezas y alimentos.

El gerente de ese negocio se identificó como Ricardo Castillo y aseguró que tienen concesión de zona federal y permiso de venta de bebidas alcohólicas.— G.T.V.

Cartón de Tony: Mala, oscura y violadora

Alberto Vázquez y Leo Dan ofrecen emotivo concierto