in

Ultiman trabajos en un campanario

Maniobras de la grúa con alcance de 19 m

Fin al riesgo por una grieta en el edificio tizimileño

TIZIMÍN.— Después de dos intervenciones concluyen los trabajos de reparación en la grieta del campanario del ex convento.

Personal de la Comisión de Arte Sacro del Estado llegó acompañado ayer de albañiles para continuar con la segunda etapa de la reparación del edificio franciscano.

Cerca de las 11 de la mañana se requirió el cierre de la calle para el ingreso de una grúa que permaneció por un lapso de casi una hora.

A pesar que había policías municipales resguardando la zona y personal de protección civil, varios peatones continuaban circulando por la céntrica calle, incluso fue necesario llamarles la atención a algunos por caminar bajo las maniobras de la grúa.

El técnico Jorge Garduño Centeno dijo que desde hace una semana, tras su autorización, se comenzó a trabajar en la parte alta del ex convento pero faltaba remozar el exterior.

Señala que por falta de una grúa que alcanzara la altura de 19 metros se prolongaron los trabajos sin embargo ayer se rentó una particular ya que solo habían conseguido una de 12 metros.

Asegura que con esto concluye la reparación de la grieta y ya no hay ningún riesgo.

Garduño Centeno dijo que al personal contratado le costó mucho trabajo hacer las maniobras, pero después de dos semanas está listo.

En cuanto a otros edificios que están en riesgo como uno de la calle 48 entre 53 y 55, cerca del parque Juárez, aún no hay noticias de que se vaya a reparar.— WENDY UCÁN CHAN

 

Inesperada debacle melenuda