in

Un incierto arribo de canadienses

Visitantes en la playa de Progreso. Todavía es incierta la llegada del turismo invernal de los canadienses a la costa de ese municipio

Pende de un hilo en los puertos el turismo invernal

PROGRESO.— Durante su estancia los canadienses pagan de 1,000 a 1,500 dólares mensuales por renta de casas de playa y departamento de condominios, contratan empleados, gastan en restaurantes, comercios, supermercados y transporte, dejan muy buena derrama económica durante el tiempo que permanecen en el puerto, en promedio en sus gastos general gastan 1,000 dólares, que es dinero que se queda en los puertos, señala Roberto Sánchez González, presidente de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco-Servitur) de esta ciudad.

El empresario dice que aún no hay confirmación de su arribo a los puertos de Chuburná, Chelem, Chicxulub y Uaymitún, “debido a que aún no hay vuelos directos de Montreal a Mérida, pues están cancelando las rentas de las casas”.

Hay que tomar en cuenta que ese es un turismo de adultos mayores, que también son vulnerables y se cuidan del Covid-19, están al pendiente de cómo está la situación de coronavirus en Yucatán y en especial en este puerto, apunta.

Roberto Sánchez indica que otra situación que también es incierto es el retorno de los cruceros turísticos, no se sabe cuándo retornarán, cuántos pasajeros traerán y si desembarcarán para visitar la ciudad y cómo será la atención que se les proporcione en la playa y los lugares que frecuentarán.

El arribo de los cruceros se suspendió desde mediados de marzo cuando se dio la emergencia sanitaria por del coronavirus, no hay fecha de retorno de los barcos de pasajeros, pues también depende que el gobierno de Estados Unidos autorice la salida de esas naves, muchas reservaciones de viajes se han cancelado.— Gabino Tzec Valle

De un vistazo

Hoteleros

Otro golpe asestado por el Covid-19 es en la ocupación hotelera, los hoteles están con escasa clientela desde marzo, las vacaciones de Semana Santa y de verano estuvieron desocupados, no hay reservaciones los fines de semana, los pocos turistas nacionales no se hospedan, llegan de pisa y corre al puerto, así que los centros de hospedaje resienten la crisis económica.

Recuperan equipos de hemodiálisis robados, durante cateo a una casa