in , ,

Un marino del ''Potrero del Llano'', el primer yucateco que murió en la II Guerra Mundial

potrero del llano yucateco
El barco petrolero mexicano “Potrero del Llano”, tras ser torpedeado por un submarino alemán en el Golfo de México, frente a Miami, el 13 de mayo de 1942. La foto es de la Secretaría de la Defensa Nacional de México

En un día como hoy, Rodolfo Chacón Castro, marino del “Potrero del Llano”, ingresó a la Historia como el primer yucateco que murió en la II Guerra Mundial.

Chacón Castro era el quinto maquinista del barco-tanque petrolero mexicano “Potrero del Llano”, el primero de los navíos que fueron torpedeados en ataques que dieron pie a que México le declare la guerra al  al Eje Berlín-Roma Tokio e ingrese así a la II Guerra Mundial.

La trágica travesía del ''Potrero del Llano''

En total 35 marinos zarparon a bordo del “Potrero del Llano” el sábado 9 de mayo de 1942 del puerto de  Tampico, Tamaulipas, entidad del noreste de México que colinda con Texas, Estados Unidos.

Las crónicas periodistas de la época señalaron que el ataque del “Potrero del Llano” causó gran consternación en Tampico debido a  que “la mayoría de sus tripulantes eran conocidos en este puerto porque vivían aquí o en (la vecina) Ciudad Madero”.

El “Potrero del Llano” llevaba un cargamento de 37,358 barriles de gasolina con destino a  Nueva York.

Potrero del llano yucateco
El “Potrero del Llano” zarpó de Tampico, Tamaulipas, con destino a Nueva York, Estados Unidos, pero en el trayecto fue torpedeado. La imagen de Google Maps es ilustrativa

En el cuarto día de la travesía ocurrió el ataque bélico. A las 11:55 de la noche del miércoles  13 de mayo de 1942 un torpedo impactó al “Potrero del Llano”, que se partió en dos, incendió y hundió, cuando navegaba cerca —a unos 46.3 kilómetros— del faro de Fowey Rocks, ubicado al sur de Miami, Florida, Estados Unidos.

potrero del llano yucateco
Al cuarto día de partir de Tampico, el “Potrero del Llano” navegaba cerca del faro de Fowey Rocks cuando fue torpedeado. Imagen ilustrativa de Google Maps

El mortífero submarino U-564, el agresor del ''Potro del Llano''

Teddy Suhren y el U-564
El famoso submarino alemán U-564, con la imagen del gato negro multiplicado por tres, al mando de “Teddy” Suhren. La pintura es del artista Andreas Kruse

El gobierno de México y las crónicas periodísticas afirmaron que  un submarino alemán —actualmente ya identificado como el U-564, al mando de Oberleutnant Reinhard “Teddy” Suhren—  torpedeó al “Potrero del Llano” a pesar  de estar plenamente identificado como navío mexicano.

“Un submarino del Eje atacó a un barco mercante mexicano que navegaba iluminado. El sumergible disparó un torpedo sobre la bandera mexicana pintada debajo del puente del mercante. Se trata del primer buque mexicano que se pierde desde que empezó la guerra. Los supervivientes que desembarcaron en un puerto cercano declararon que el barco quedó envuelto en llamas y que trece hombres, inclusive el capitán, perecieron”.

Despacho de la agencia AP que el Diario de Yucatán publicó en su portada principal del viernes 15 de mayo de 1942.

A las 4 de la tarde del jueves 14 de mayo de 1942, o sea 16 horas después de los hechos, a la Redacción del Diario llegó el aviso noticioso de la tragedia marina: “MEXICO, 14 de mayo. (Especial).—El buquetanque “Potrero del Llano”, al servicio de la Pemex, fué  hundido hoy por un submarino alemán cerca de Miami (Florida), pereciendo toda la tripulación”.

En las siguientes horas y días se supo que no todos los 35 tripulantes perdieron la vida, y se conocieron testimonios de los sobrevivientes.

La reacción de México ante el ataque al ''Potrero del Llano''

potrero del llano yucateco

Debajo del aviso noticioso, el Diario publicó la reacción del gobierno de México ante el ataque bélico:

“MÉXICO, 14 de mayo. (Especial).— La  Secretaría de Relaciones Exteriores hizo hoy la siguiente declaración: ‘El Gobierno de México ha recibido informes, por conducto de su Consulado en Miami, Florida, en el sentido de que ayer, 13 de mayo de 1942, a las 23.55 horas, fué torpedeado y hundido frente a las costas de Estados Unidos, en las inmediaciones de dicha ciudad, el barco-tanque petrolero mexicano “Potrero del Llano”, de seis mil ciento treinta y dos toneladas, por un submarino perteneciente a una de las naciones del Eje, no obstante que el barco mexicano de referencia llevaba todos los signos exteriores de su nacionalidad y navegaba con las luces encendidas para hacer claramente visibles los colores de la Bandera mexicana.

“De los treinta y cinco miembros de la tripulación, todos ellos de nacionalidad mexicana, sólo han sido salvados hasta estos momentos veintidós marinos, y existen razones poderosas para temer lamentable pérdida de los trece restantes, entre los cuales se encontraba la mayoría de la oficialidad.

Enérgica y formal protesta

“Ante tan incalificable atentado que pone de relieve una vez más los procedimientos que las potencias del Eje no han vacilado en adoptar para conducir las hostilidades en el presente conflicto, el Gobierno de México eleva desde luego, su más enérgica y formal protesta. En el presente caso no sólo se trata de una agresión contraria a los principios humanitarios, sino de un hecho que constituye flagrante violación del derecho internacional y de las reglas relativas a la acción de submarinos respecto de los buques mercantes en tiempo de guerra, de acuerdo con el acta firmada en Londres el 6 de noviembre de 1936

“Si para el próximo jueves 28 del corriente, México no ha recibido del país responsable de la agresión una satisfacción completa, así como las garantías de que le serán debidamente cubiertas las indemnizaciones por daños y perjuicios sufridos, el Gobierno de la República adoptará inmediatamente las medidas que exija el honor nacional”, expresó la SRE en un emplazamiento dirigido a las potencias del Eje.

El escepticismo mexicano ante la versión del gobierno

En 1942, muchos mexicanos creyeron que un avión bombardero o un submarino de Estados Unidos fue el que destruyó al “Potrero del Llano” para obligar a México a entrar a la Segunda Guerra Mundial, recordó la historiadora Laura Ibarra en una columna periodística publicada en 2015.

Teddy Suhren
“Teddy” Suhren con su gorra con un gato negro. Foto de internet

Sin embargo, señaló, existe al menos un documento germano que refuerza la versión gubernamental de México sobre que fue un submarino alemán, pero rebate la afirmación de que el “Potrero del Llano” navegaba con las luces encendidas.

“Un acta del Ministerio del Exterior Alemán, con fecha del 16 de mayo de 1942, indica que ‘el submarino 564 hundió en el estrecho de la Florida a un oscuro vapor, que no pudo ser identificado como navío neutral...'”, afirmó la historiadora, quien además relató que “en una carta dirigida a un historiador alemán que investigó el tema, el capitán de submarino (Teddy” Suhren) le informaba que solo después de que ordenó el lanzamiento de los torpedos y se encendieron las luces del barco pudo reconocer los colores mexicanos”.

Pero la versión del gobierno de México, publicada en los periódicos, es: “Por órdenes del gobierno mexicano, el capitán del 'Potrero del Llano', teniente de navío Mario Cruz Díaz, mantenía todas las luces encendidas y los reflectores sobre la bandera mexicana pintada debajo del puente del mercante y en los costados de la nave”.

El ataque al ''Potrero del Llano'' donde viajaba el primer yucateco que murió en la II Guerra Mundial

Potrero del Llano
El “Potrero del Llano” con los colores de la bandera de México sin el escudo. Foto de la UNAM

El contramaestre Eduardo Sibaja y Ramírez, uno de los supervivientes, relató que se dirigía al puente para relevar al timonel José Magaña cuando ocurrió la explosión:

“José vino a mi camarote pocos minutos antes de la catástrofe y me despertó, asegurando: 'Nos vienen siguiendo, hermano'. Le pregunté quién nos seguía, y me respondió, mirándome fijamente: 'Un animal muy grande nos viene siguiendo desde hace como media hora'.

“Me di cuenta de la gravedad del asunto, me vestí y me encaminé al puñete. Cuando yo estaba cerca, surgió una enorme llamarada y saltó el puente hecho pedazos, ante mis ojos. José murió junto con los oficiales. Si hubiera yo llegado dos minutos antes, estuviera con ellos”.

Agregó que vieron los supervivientes el periscopio y la torreta del sumergible, que se alejó lentamente. “Se hizo un mar de llamas. Reunimos algunos tablones, los juntamos y nos abandonamos a las olas. Media hora después nos rescató un barco de la marina de Estados Unidos”.

Se supo que uno de los que escaparon con vida después de la explosión se ahogó por lanzarse al mar con el salvavidas flojo, indicó la crónica de la AP que publicó el Diario.

El maquinista Antonio Casillas, el marinero José Reyes Sosa y otros aportaron iguales versiones, agregó AP.

Los fallecidos por el impacto del torpedo en el ''Potrero del Llano''

En el ataque murieron, entre otros, los siguientes marinos:

  • El capitán del “Potrero del Llano”, teniente Mario Cruz Díaz, de 36 años.
  • E primer oficial, el teniente de fragata Carlos Castelán Orta, de 32 años.
  • El jefe de máquinas, el teniente de fragata Jorge Mancisidor, de 32 años.
  • El radioperador Enrique Vieyra.
  • El bombero Erasmo Castellanos.
  • El bombero Juan Marzall Pifarrer, de 54 años de edad, sexto regidor del municipio de Ciudad Madero y veterano de los marineros embarcados. Por la muerte del edil, el alcalde declaró tres días de duelo.
  • El camarero Rosalío Galeana Matus.
  • Los cocineros Juan Hernández y Francisco Pereda Ancona.
  • El carpintero Diego Villalobos Cocuchetti.

Rodolfo Chacón Castro, el primer yucateco que murió en la II Guerra Mundial

Rodolfo Chacón CastroSolamente un hombre fue hospitalizado, el quinto maquinista Rodolfo Chacón, quien se golpeó en la cabeza. Su estado no es grave, afirmó AP.

Al final, aunque sobrevivió al impacto del torpedo, el marino yucateco Chacón Castro murió a causa de las lesiones en el hospital de Miami donde fue internado. Fue la décimo cuarta víctima mortal del ataque al “Potrero del Llano”.

Después de recibir el torpedo asesino, el “Potrero del Llano” flotó envuelto en llamas durante varias horas frente a la playa de Miami, donde millares de personas se congregaron en la orilla a ver el desarrollo del hecho. Muchos escucharon la explosión del torpedo y vieron las primeras llamaradas, narró AP.

Mientras la multitud observaba al barco arder en llamas y hundirse, a la costa de Miami fueron llegando los 21 sobrevivientes que fueron rescatados por un barco.

De “F.A. Tamplin” a “Lucifero” y luego a “Potrero Llano”

El torpedo alemán puso fin a los 30 años de servicio del barco, que fue construido en Inglaterra en 1912 bajo el nombre de “F.A. Tamplin”. Luego perteneció a Italia con el nombre “Lucifero” (“Lucifer”).

En 1940, “Lucifero” se refugió en Tampico, procedente de Estados Unidos bajo las órdenes del capitán italiano Gaspare Sabona, con 27 tripulantes. El gobierno de México lo confiscó por el derecho de angaria (incautación por un beligerante para servirse en su lucha contra el enemigo) y lo nombró “Potrero Llano”, en honor de uno de los fundos petroleros más productivos de Veracruz.

Según AP, era el primer viaje que el barco “Potrero Llano” hacía a Estados Unidos, desde que fue abanderado mexicano. No obstante, tripulantes que sobrevivieron al torpedeo alemán declararon en su momento que ya habían realizado varias travesías de Tampico a Estados Unidos.

Al final, lo que quedó del torpedeado “Potrero Llano” fue remolcado a la Isla de Mosquitos cerca de Miami.

Días después, el 20 de mayo de 1942, otro barco mexicano, el "Faja de Oro", que antes fue el navío italiano “Geonano”, también fue torpedeado en el Golfo. Este nuevo ataque alemán selló la entrada de México a la II Guerra Mundial.

Escrito por Flor Estrella Santana

Flor de Lourdes Estrella Santana es Licenciada en Educación por la Uady. Ingresó a Grupo Megamedia en el año 2000 como reportera. Actualmente, es editora. Escribe contenidos sobre Yucatán, México, salud, gobierno y mujer.

Garantía de convivencia: Reforma velaría por ese derecho de los abuelos

El avance de la vacunación contra el Covid puede generar una peligrosa sensación de confianza ante la pandemia

En junio de 2022 terminará la pandemia en Yucatán