in

Vacaciones a la vigilancia

Una de las tablas-velas con las que temporadistas salieron a pasear en el mar. La policía dijo que en la semana incautó algunos vehículos

Temporadistas disfrutan del mar sin distracciones

PROGRESO.— El primer sábado de agosto fue disfrutado por temporadistas que pasan sus vacaciones de verano en sus casas de playa, aprovecharon que no había vigilancia y salieron a nadar y pasear en kayacs, tablas-velas y catamaranes.

Asimismo, durante todo el día de ayer sábado continuó la afluencia de visitantes que llegaban de Mérida y se dirigieron a esta ciudad y los puertos de Chicxulub, Chelem y Chuburná para pasar el fin de semana en sus casas de playa. Pasaron los retenes policíacos sin problema alguno pues no hay revisión vehicular.

Ayer sábado fue un día libre para los paseantes: al mediodía frente las costas de esta ciudad y de Chicxulub había grupos de visitantes que se paseaban a bordo de pequeños catamaranes, tablas velas y kayacs, aprovecharon que no hubo vigilancia policiaca en la zona costera, así que pasaron varias horas sin que nadie los molestara.

De los predios veraniegos los temporadistas salían para caminar en la playa, otros se metieron al mar a bañarse o pasear en pequeños artefactos navales que tienen en sus casas con los cuales se alejaron a prudente distancia de la costa.

Las lanchas de recreo y yates no circulan desde mediados de julio, pues por el incremento de los casos de coronavirus se prohibió esa actividad no esencial, así que esas embarcaciones fueron trasladadas a las marinas de Yucalpetén.

La policía municipal, según confirmó Emilio Caamal Gutiérrez, confiscó en días pasados varias embarcaciones recreativas que estaban siendo usadas, las cuales fueron trasladas al corralón municipal a bordo de una grúa de la corporación policíaca. Se les entregó a los dueños previa comprobación de la propiedad con documentación, pero no precisó si se les multó a los propietarios por usarlos en período de restricción a la navegación.— GABINO TZEC VALLE

 

Jóvenes detenido en Cacalchén; su andar los ''delató''