in

“¿Van a esperar a que me mate?”, reclama a la Fiscalía por acosador

Foto: Megamedia

Ninguna de dos querellas de una mujer procede

TIZIMÍN.— Z. M. M. O. ha interpuesto dos denuncias en la Fiscalía General del Estado por ser víctima de acoso sexual, sin embargo su caso no ha procedido y las agresiones han subido de tono al grado de llegar a los daños físicos.

La joven de 28 años de edad explica que su acosador, identificado como J. O.C., la comenzó a molestar desde hace un año en su centro de trabajo.

Primero comenzó con ofensas verbales, luego eran constantes sus visitas en el lugar donde trabaja al grado de intentar agarrarle las manos.

Señala que el acoso la comenzó a preocupar pues el sujeto, quien se dedica a vender pan dulce en las calles, la comenzó a perseguir, por lo que optó por ir con la esposa del sujeto y contarle lo que estaba pasando.

La joven dice que esto originó que la pareja de su acosador regresara al otro día para reclamarle, pues su marido le dijo que la “molestosa” era ella, y lo peor del caso es que en una ocasión lanzó piedras grandes en casa de sus familiares donde ella estaba con su hermana.

Agresiones que se volvieron físicas

Tras esas agresiones interpuso la primera denuncia, los citatorios en la Fiscalía hacia J. O.C. motivaron que por un tiempo la dejara de molestar, pero hace unos meses el sujeto regresó.

Incluso dice que como ignoraba sus ofensas J. O.C. se enojó y de venganza le dijo que una hermana de ella tenía una relación con su cuñado para generar problemas.

Dice que nadie le creyó pero sus agresiones fueron mayores ya que en la calle le comenzó atravesar su bicicleta al grado de casi tirarla al pavimento, además que las bardas de su colonia estuvo escribiendo mensajes de la supuesta relación con su cuñado.

La segunda denuncia

Cansada del acoso regresó a la fiscalía hace 15 días para interponer una segunda denuncia que quedó asentada con el número 527/ 2019.

La mujer dice que anteayer se enteró que el sujeto había sido detenido por la Policía Municipal por alterar el orden en la vía pública lo que provocó que acudiera a la Fiscalía General a preguntar si podían hacer algo contra su agresor ahora que estaba en la cárcel municipal.

Pide justicia sin resultados

La joven dice que en un momento se alteró porque le dijeron que no podían hacer nada y les reclamó que a la fecha no le hayan dado seguimiento a su caso incluso dice que preguntó al personal que si estaban esperando verla muerta, pero que los agentes solo se rieron de ella y la ignoraron.

Hoy la joven no sabe a quién acudir pues teme que le puedan hacer daño ya que suele andar sola con su bicicleta.

Dice que hay otros vecinos que han sufrido no solo del acoso sino de agresiones físicas por lo que sabe que hay 5 denuncias más contra del hombre.— W.U.CH.

Tres carreras, las preferidas de los jóvenes yucatecos

La hipertensión arterial ya no es solo entre adultos