in

Vecinos de Río Lagartos abandonan retén: se quejan del alcalde

Los agentes que ahora vigilan el acceso de vehículos a Río Lagartos

RÍO LAGARTOS.— El grupo de porteños que hace poco más de un mes vigilaba el filtro sanitario ubicado en la entrada de este puerto, se retiró anteayer porque considera que no tenía el apoyo de la autoridad municipal.

En un vídeo en redes sociales, Julio Marfil, quien estaba al frente de los grupos de ciudadanos, explicó que el alto riesgo de posibles contagios de coronavirus en el puerto se debe a que el alcalde Érik Estrada Alcocer permite el acceso de personas que llegan de Cancún, Quintana Roo y Mérida, donde hay un elevado número de portadores del virus.

Precisó que no se trata de tiempos políticos, pero hubo acuerdos que el alcalde no cumplió y eso los obligó a retirarse y entregar una comunidad libre de Covid-19.

En el vídeo monstró el documento del acuerdo cuando los habitantes se involucraron en la vigilancia, con la firma del alcalde y los sellos de la Comuna y Seguridad Pública municipal.

Julio Marfil dijo que el objetivo fue vigilar que se cumplan los acuerdos pactados en beneficio de los habitantes de este puerto.

Agradeció a los que apoyaron la iniciativa y donaron alimentos, gel antibacterial, cloro y cubrebocas.

Sin apoyo

“Pensamos que las cosas se podían hacer de manera correcta, pero nos damos cuenta que no existe el apoyo de las autoridades municipales. Ojalá no tomen represalias contra quienes participamos cuidando la salud de la ciudadanía”, expresó.

Su participación hizo que se ganaran enemigos en personas que crecieron en este puerto pero que actualmente radican en estados o ciudades en donde existe un elevado número de casos de personas portadoras del virus, “llegaban pidiéndonos que los dejáramos entrar, pero no se los permitíamos por el bien de su propia familia que habita en este puerto”. Reconoció que estar en el retén implica responsabilidad, por lo que temen ser señalados por realizar un mal trabajo voluntario de vigilancia en el filtro, donde fueron evidentes los conflictos entre los propios habitantes de esta comunidad.

“No es tiempo de estar divididos, tampoco de hacer política, sabíamos de la responsabilidad, no nos retiramos por nuestro gusto, sino por las condiciones en que se estaba llevando a cabo, las autoridades no nos apoyaron como esperábamos y nos vamos”, replicó.

Dos o tres policías se encargan ahora del filtro sanitario, lo que para los porteños es un mayor riesgo de contagio debido a la posibilidad de permitir el ingreso a gente ajena al puerto.

En los acuerdos entre los vecinos y autoridades municipales, se especifica un horario de entrada y salida del puerto, de 6 de la mañana a 9 de la noche; negar el acceso a la gente que radique en otras ciudades o estados, incluso en caso de tener familiares en Río Lagartos, y sancionar a quienes se porten prepotentes o usen palabras ofensivas para los encargados del filtro.— Isauro Chi Díaz

Vigilancia Río Lagartos

El sábado 28 de marzo, el alcalde Érick Alcocer Estrada convocó en Palacio Municipal a los pobladores.

Medidas

Ante la insistente llegada de vacacionistas, los vecinos pidieron cerrar por completo el puerto, pero la solicitud fue negada. Al final se acordó formar grupos para vigilar los cercos sanitarios.

Toque de queda

La autoridades municipales decretaron toque de queda al siguiente, domingo 29, a partir de las 10 de la noche, en Río Lagartos y Las Coloradas.

Generan dudas las finanzas de Pemex