in

Verdaderos cazavampiros

Héroes anónimos en defensa de los hatos ganaderos

PETO.— No tienen collares de ajo, tampoco andan con estacas o una cruz para protegerse, mucho menos portan agua bendita; solo necesitan unas redes, guantes y una pomada para combatir al enemigo…

Se trata de los cazadores de murciélagos vampiro o hematófagos, quienes cumplen con una importante labor para controlar la proliferación de esta especie que se alimenta de la sangre de los ovinos y bovinos.

Muchas veces se mantienen en el anonimato porque la labor que realizan pasa inadvertida para la mayoría de las personas que no saben de esta importante labor que realizan.

Sin embargo, por las noches salen en busca de estos hematófagos, principales portadores del virus de la rabia y quienes propician que los hatos de ovinos y bovinos contraigan el derriengue.

Abundancia

En una noche cualquiera, pueden llegar a capturar hasta 80 ejemplares de esa especie en las zonas donde más proliferan.

Esta labor es fundamental para evitar más casos de derriengue, pero para que su labor sea más efectiva los ganaderos deben de hacer la parte que les corresponde, como ofrecer todas las facilidades para que se puedan hacer las capturas, así como llevar un control de las fechas de vacunación de sus hatos contra el derriengue.

Para prevenir casos de esta enfermedad es fundamental que los productores vacunen periódicamente a sus hatos, para que de esa manera sea menos probable que puedan contraer la enfermedad.

Los murciélagos vampiro son los principales portadores del virus de la rabia y cuando alguno de estos hematófagos se alimenta de un ejemplar de ganado, si es portador del virus y éste no ha sido vacunado, en cuestión de días se le presenta la enfermedad.

Ante esta situación se ha hecho énfasis en la importancia de que los productores vacunen sus hatos de manera puntual cada cinco o seis meses para evitar que estén vulnerables.

Cabe señalar que estos murciélagos, al tener unos colmillos filosos, cortan la piel de su presa y se alimentan de su sangre sin que éstos puedan protegerse.

Otra de las características del murciélago hematófago es que siempre regresa con el mismo animal del que ya se alimentaron.

Programa

Ante la amenaza latente de estos hematófagos, a través de la Sagarpa, existe un programa mediante el cual un grupo de especialistas se dedica a la captura de estos murciélagos, y prácticamente tratan de abarcar las zonas ganaderas donde hay presencia de estos especímenes.

Para que los productores puedan acceder a este servicio, que es gratuito, pueden solicitarlo directamente en esa dependencia o bien acercarse con los encargados de las capturas para pedirles el servicio.

Lo único que les piden es mantener dentro del corral al ganado y limpiar los alrededores para que al momento de poner las redes éstas no se rompan.

Procedimiento

A los hematófagos capturados se les aplica un tipo de pomada en la espalda y en el pecho para que al regresar a su cueva, al ser aseados por sus compañeros, éstos mueran como consecuencia de ingerir una sustancia que les produce coagulación en la sangre.

Cuando cae en la red un murciélago frugívoro o insectívoro es liberado inmediatamente debido a que no representan riesgo alguno y, por lo contrario, cumplen con una importante función en la cadena alimenticia, como lo es la polinización.— MIGUEL ÁNGEL MOO GÓNGORA

Cayó el precio de la miel

Protegidos de la radiación solar