in

Verifican daños en recintos

La fachada de la capilla de Santa Ana

En Valladolid serán reparadas iglesias y capillas

VALLADOLID.— Luego de recorrer la parroquia de San Servacio y las capillas de los barrios de la ciudad, el alcalde Alfredo Fernández Arceo anunció en su cuenta de Facebook que se hará un estudio del deterioro de cada uno de los edificios religiosos para incluirlos en el próximo presupuesto municipal.

Como informamos en su momento, el primer edil visitó la parroquia de San Servacio, donde subió hasta el techo y se percató de diversos daños que tiene el recinto, incluso en la cúpula principal hay un árbol que está creciendo en el techo.

Sin embargo, consideró necesario y obligatorio reunirse con los representantes del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para plantear la situación y solicitarles el permiso correspondiente para intervenir y apoyar con la reparación del lugar.

Desde entonces, cada sábado Fernández Arceo visita las capillas de la Candelaria, Santa Ana, Santa Lucía y ayer sábado le tocó el turno a la de San Juan, cuya patrona es la Virgen Refugio de Pecadores.

En cada una de las capillas se detectaron diversos deterioros, pero el común denominador es que en los techos se filtra agua de las lluvias, además de otros detalles que se pueden reparar y dejarlos en buenas condiciones.

Ayer el alcalde comentó que luego de visitar las capillas que le pertenecen a la parroquia de San Servacio, se hará un análisis de cada una de ellas para definir el tipo de trabajo que se requiere, pero sobre todo conocer la inversión que se haría en cada una, con el objeto de incluirlos en el próximo prepuesto de la administración municipal.

Forman comités

En cada uno de los templos, con el apoyo de la parroquia y de los vecinos de cada barrio, se han formado comités para realizar diversas actividades y reunir recursos para darles una “manita de gato”, en la medida de las posibilidades de cada grupo. Sin embargo, hasta ahora no se hacen obras de gran magnitud, debido que nadie se encarga de ello, pero sobre todo porque el INAH es quien tiene que otorgar los permisos correspondientes.

En el caso de Santa Ana, hace unos cuatro años que se repararon algunos detalles y se pintó, pero en el interior es notorio el deterioro, incluso en la parte su sacristía, en donde no se ha hecho casi nada.— Juan Antonio Osorio Osorno

 

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

Domingo Mundial de las Misiones: Homilía del XXX domingo Tiempo Ordinario

Giro en el caso Ravelo