in

Vía crucis tras desplome en bar de Progreso

Diego Armando Bojórquez Collí

Vela 8 horas a su marido, tras más de 24 h de vueltas

PROGRESO.— Mireya Segura Puc, viuda de Diego Armando Bojórquez Collí, quien murió el domingo al desplomarse la marquesina del bar “Mocambo”, narró ayer martes el vía crucis que vivió para hallar a su esposo, identificarlo y reclamar el cadáver para sepultarlo.

Acompañada de familiares y amistades, la mujer veló ayer a su marido en la funeraria municipal gratuita Amparo, ubicada en la calle 31-A entre 110 y 112 de la colonia Vicente Guerrero.

La viuda informó que la única ayuda que recibió fueron los $5,000 que le dio el alcalde Julián Zacarías Curi y le sirvió para pagar el traslado de su esposo, de Mérida a este puerto.

Reveló que el dueño de “Mocambo” (el empresario meridano Carlos Baeza Manzanero) no se ha presentado a hablar con ella, no ha dado la cara, a pesar de que se dice que apoya a los cinco heridos y a los deudos de los tres fallecidos en el derrumbe.

Mireya Segura, de 21 años de edad, dijo que vivió cinco años con Bojórquez Collí y que éste tenía 31 años y trabajaba como panadero.

Informó que ya interpuso en la Fiscalía del Estado la denuncia por el deceso de su marido (por el delito de homicidio culposo).

Afirma que su esposo estuvo el domingo en el lugar equivocado. “No voy a lucrar con la muerte de mi esposo, pero sí considero que debo recibir una indemnización justa por su trágico fallecimiento”, expresó.

Narró que el domingo, su marido salió de la casa alrededor de las 2 de la tarde, y ya no regresó.

En la noche se enteraron del desplome de la marquesina del “Mocambo” (ocurrido a las 3:40 p.m.), pero no imaginaron que una de las víctimas fue el tahonero.

Relató que vieron una imagen que circulaba en las redes sociales y que era de las víctimas del derrumbe del “Mocambo” y lo relacionaron con su esposo.

Acudió a la clínica del IMSS en este puerto y le dijeron que no atendieron a nadie con el nombre de él.

Fue a la Fiscalía estatal el domingo a las 11:30 p.m., pero no le dieron informes.

Viajó a Mérida, acompañada de amistades, y acudieron primero al hospital Benito Juárez del IMSS para averiguar, pero él no estaba entre los lesionados.

Entonces fueron al Servicio Médico Forense (Semefo) y ahí a las 00:01 a.m. del lunes lo encontraron. A ella le mostraron la credencial de elector de él y después identificó el cuerpo.

Le dijeron que tenía que acudir a la agencia de la Fiscalía del Estado de este puerto para solicitar orden para reclamar el cuerpo.

A las 9 a.m. del lunes lo obtuvo y lo llevó al Semefo en el Periférico de Mérida.

El traslado del cuerpo a este puerto quedó a cargo de la funeraria Nieves.

Pero se demoró. Les dijeron que sería a las 3:30 p.m. pero no llegó.

Desesperada, a las 8 de la noche, acudió al Palacio Municipal y habló con el alcalde, quien le dio $5,500 para pagar a la funeraria.

La mujer dijo que el edil Armando Reyes Maldonado se comunicó con la funeraria Nieves para que se agilice el traslado del cadáver.

A la 1:30 de la madrugada de ayer martes, el cuerpo llegó y comenzó el velorio en la funeraria municipal, que no cobró por el ataúd, sala de velaciones y el sepelio.

Bojórquez Collí fue sepultado a las 10 a.m. en el cementerio municipal.

Mireya Segura vivía con su esposo en un predio de la calle 35 entre 122 y 124 de la colonia Nueva Yucalpetén.

Hace tres semanas falleció Martha del Pilar Collí Montejo, mamá de Bojórquez Collí, a quien le sobrevive su hermano Esteban. El panadero no tuvo hijos.

Doble sepelio

Ayer mismo, en el Cementerio General de Mérida, fueron sepultadas Scarlet Odisea López López, de 7 años de edad, y Kimberly Paulina Estefanía Salazar Juárez, de 30 años, quienes también murieron aplastadas por la cornisa de “Mocambo”.

El cortejo fúnebre salió al mediodía de la cercana funeraria Ramírez, en la avenida Itzaes, informó ayer Eny Braga en Facebook.

El velorio de ambas comenzó el lunes a las 5 de la tarde, precisó.

“Amigos míos les pido una cadena de oracion por mi amiga (Gloria) Elizabeth (Acopa Sulub, de 24 años) y por su hijito Adael (Mauri Álvarez Acopa, de 2 años). Que el Señor la ayude a salir de esta y regresar a casa con su hijito y su familia!!”, escribió ayer mismo la joven.

La marquesina del “Mocambo” cayó sobre el panadero y un grupo de familiares y amigos de que se retiraba del malecón para retornar a Mérida.

La joven y la niña fallecidas eran novia e hija de Pedro Alfonso López Cabrera, quien salió ileso, al igual que Eny Braga.

Los tres restantes lesionados son Cindy Braga Cortés, Julieta Sulub, ambas de 26 años, y César Xofi Romero, de 25.

Colecta de estafadores

Anteayer Eny Braga alertó, en Facebook, que hay gente que recauda dinero diciendo que es para los afectados por el derrumbe en Progreso, pero es falso que sea una colecta para ayudar a los familiares de los difuntos y lesionados.

“Ni uno solo de las 11 personas, entre adultos y niños, afectados está recibiendo ayuda de la persona responsable del lugar que se derrumbó”, informó.

“Los gastos están corriendo por cada uno de los afectados. El dueño del restaurante no ha dado la cara y las situaciones legales ya tienen un seguimiento.

“Comparto esto para que ustedes, amigos míos y de los afectados, no caigan en las redes de la gente aprovechada. Ayer (por el domingo) en el incidente robaron pertenencias y dinero en efectivo. Saquearon las bolsas y las carteras de los lesionados.

“La Policía no se hizo responsable y no nos daban un seguimiento correcto en el lugar. Demasiada gente para poder culpar a alguien.

“Solo pedimos justicia! para los afectados y la gente que por desgracia falleció”, escribió Eny Braga.— Gabino Tzec Valle/ Flor de Lourdes Estrella Santana

Queja y réplica

Anteanoche, en internet circuló que familiares de Diego Bojórquez Collí dijeron que como el cuerpo tardaba en llegar, hablaron a la funeraria Nieves, contratada en Mérida, y les dijeron que un edil les llamó varias veces y pidió que antes de llevar el cadáver a la funeraria municipal, vayan con él y lleven a la viuda para que firme un perdón al dueño de “Mocambo”. La funeraria Nieves lo negó y dijo que la demora se debía a que el cuerpo se tuvo que embalsamar.

Pago que estaba pendiente

La funeraria Nieves dijo que gracias a la familia recibió dinero para pagar el embalsamamiento, éste se pudo hacer.

Llamada de regidor

Indicó que un edil sí llamó pero para preguntar el motivo de la demora y la hora de la llegada del cuerpo a Progreso. Que es falso que llamó por otro motivo.

Biocombustible a partir del ramón

Semana para las vacunas