in

Víctima de la depresión

Vigilante se quita la vida, tenía una semana separado

PROGRESO.— Un vecino de la comisaría de Flamboyanes, que laboraba como vigilante de un templo religioso, no pudo soportar la separación de su esposa y deprimido y tras pasar la noche en su centro de trabajo, al llegar ayer temprano a su casa tomó la fatal decisión de privarse de la vida.

Édgar M.R., de 37 años de edad, llevaba una semana separado de su esposa, la depresión hizo presa de él y al llegar ayer a su casa, ubicada en la calle 53-E entre 56 y 58, decidió ahorcarse en el interior de uno de los cuartos del predio donde vivió varios años con su familia.

Lo halla colgado

La macabra escena fue descubierta precisamente por la esposa del hoy finado, quien a las 8 de la mañana de ayer llegó a la casa para que su esposo, de quien aún no estaba divorciada, se quedara con sus dos hijos, pero al entrar a la vivienda lo encontró colgado.

La mujer de inmediato reportó el caso a la comisaría municipal, al sitio llegaron agentes de las policías Municipal y Estatal, así como de la Fiscalía Estatal y Policía Estatal Investigadora para las averiguaciones.

Más tarde llegó el personal del Servicio Médico Forense para el levantamiento del cadáver, el cuerpo fue trasladado a Mérida para la necropsia de ley. El sepelio se haría hoy domingo en el transcurso del día.

La noticia del suicidio causó consternación en esa comisaría, pues el ahora occiso era muy conocido en Flamboyanes.— GABINO TZEC VALLE

 

América vuelve a doblegar a Chivas

Caminar entre lecturas