in

Yucateco, dispuesto a perder la vida en espera de que AMLO lo reciba

Marco Castillo Castillo a las puertas del Palacio Nacional

MÉXICO.- Dispuesto a pasar hambre e incluso a perder la vida, Marco Castillo Castillo se instaló hoy a las puertas del Palacio Nacional en espera de ser recibido por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

A las siete de la mañana comenzó su manifestación. Colocó sus mantas sobre unas vallas y se encadenó a una de ellas. A quien por ahí pasaba les narraba lo que ha repetido durante los últimos nueve años: que a su hijo lo asesinaron en Valladolid en 2011 y que no le han hecho justicia.

Como hemos informado, la muerte del joven Felipe Castillo Tzab, de 17 años, fue considerado por la Fiscalía de Yucatán como suicidio. El cuerpo fue encontrado colgado de un árbol.

Ya instalado junto a un poste lo acompaña su bicicleta, misma con la que inició el recorrido desde Chetumal el pasado 17 de agosto. Ahí, en la plancha del Zócalo no es el único manifestante.

Te puede interesar: Yucateco en CDMX, dispuesto a encadenarse para que AMLO lo reciba

Sobre el presidente aún no sabe nada. Alrededor de las 9 de la mañana dos personas que dijeron ser de Atención Ciudadana de la Presidencia se acercaron para preguntarle qué quería. Uno de ellos lo escuchaba con los brazos cruzados y otro, con un café en mano. No tomaron nota, ni le dieron respuesta.

"No me voy a mover de aquí, estoy en ayuno. No creo que no le hayan informado que hay un encadenado aquí. Le pido con todo respeto que me atienda", dijo en una transmisión en vivo a través de su cuenta de Facebook donde narra toda su travesía.

Alrededor de las 3 de la tarde otros funcionarios salieron a verlo. Dijeron ser de Gobernación. Eran cuatro personas. Uno de ellos tomó notas y se identificó como César Martínez Álvarez, director de Atención Ciudadana de esa dependencia. Él lució más interesado e intentaba entender el caso. Le pidió a Marco Castillo algún documento que describiera su caso y que pudiera entregarle al Presidente.

Marco insistió en su discurso. Llamó "narcofiscalía" a la de Yucatán y dijo que nunca le hicieron justicia. Así espera ser recibido por el presidente. Alega tener el derecho, basado en el artículo 8o. de la Constitución.

Te puede interesar: Yucateco, en bicicleta a la CDMX: pedirá a AMLO justicia para su hijo

El día y la tarde continuaron. El hombre, solo en su manifestación, dice que no ha comido nada. A media mañana tuvo que pedirle a una mujer policía que cuidara sus cosas para ir al baño, si no hubiera tenido que hacerse en los pantalones.

"Yo solo quiero que usted me atienda... quiero que camine mi caso y que la Fiscalía General de la República haga su trabajo", dijo Marco en un vídeo dirigido al Presidente.

Don Marco afirma que está tranquilo. "A final de cuentas estoy solo en la vida... si yo terminara mis días acá habré cumplido mi promesa y me iré con una sonrisa. Esta es mi última protesta y la llevaré hasta el final. Si hace falta un cadáver aquí afuera de la presidencia, que sea el mío", escribió en Facebook, mientras trata de ahorrar pila en el celular y espera que el presidente lo reciba.

Te puede interesar: Padre de un joven insiste en cadena nacional: fue asesinato

Las mantas que mostró Marco Castillo a las puertas de Palacio Nacional
Las mantas que mostró Marco Castillo a las puertas de Palacio Nacional
Las mantas que mostró Marco Castillo a las puertas de Palacio Nacional
Marco Castillo Castillo en "su última protesta"
incendios california

Fiesta de revelación de sexo termina en devastador incendio en California