Imagen

El CICY inaugura exposición sobre la medicina maya

17/5/2022 · 01:30

Con 63 años de acumular conocimientos y siendo heredera de los dones de sus ancestros, la médica tradicional, popularmente conocida como yerbatera, Zully Patrón Canché, afirmó que estos saberes están lejos de desaparecer.

Ella es un ejemplo de que la medicina tradicional maya resplandece entre la tecnología moderna porque estudiantes del ramo de la salud de la Universidad Autónoma de Yucatán recurren a las plantas medicinales para complementar su preparación profesional. Es más, estudiosos de la herbolaria de África, Estados Unidos y otras ciudades de México asisten a sus talleres y sus dos jardines botánicos para aprender de las especies y la mezcla de plantas que curan enfermedades.

Zully Patrón es originaria de Izamal y fue una de las invitadas especiales a la exposición “Entre dones, oficios y saberes. Medicina tradicional maya”, convocada por el Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY) y la Secretaría de la Cultura y las Artes, y que estará abierta al público hasta julio próximo en el Jardín Botánico del CICY.

En entrevista con el Diario, Zully Patrón aseguró que los jóvenes prestan mucha atención a la medicina tradicional, a pesar de que podría pensarse que por los avances tecnológicos la práctica ancestral maya está destinada a la desaparición.

Pero ve que es todo lo contrario, ella recibe a grupos de estudiantes de las licenciaturas de Medicina, Química y Enfermería de la Uady, principalmente, así como a extranjeros que saben de esta medicina alternativa y que quieren aprender las propiedades curativas de las plantas de la región, al igual que a personas que quieren aliviar males que no han cedido con la medicina alópata.

“Cuando vienen los jóvenes siempre les digo que pongan atención, que aprovechen los conocimientos porque lo doy con el corazón y en forma gratuita”, señaló. “Les pido que conozcan las especies medicinales y cuando las vean en el monte o la calle no las arranquen, sino que las cuiden y protejan porque, eso sí, hay especies que desaparecen de la tierra por las fumigaciones y los incendios”.

Ella tiene un jardín botánico con más de 350 variedades de plantas curativas y otro jardín botánico en Izamal, donde cultiva y cosecha las especies para hacer sus combinaciones en cápsulas y jarabes.

Elabora más de 300 combinaciones médicas y tés curativos y, según afirmó, son efectivos en los tratamientos de enfermedades sencillas hasta complicadas como diabetes. Precisamente su efectividad le reditúa mayor clientela y personas interesadas en aprender este oficio ancestral.

“Estos saberes vienen desde mi bisabuelo Remigio Patrón, mi abuelo Paulino y mi padre Feliciano. Llevo 63 años acumulando conocimientos y la práctica de la medicina tradicional”, manifestó. “Desde hace unos años transfiero todo lo que sé a mis hijos para que no pierdan este valioso legado ancestral de la familia. Tengo mucha clientela y recibo muchos visitantes, doy consultas, y no puedo con todo. Hoy ellos me ayudan y espero que los conocimientos de las cinco generaciones de la familia Patrón pasen a los nietos y otros descendientes”.

La médica tradicional informó que personas de África vienen por temporadas de cuatro meses para aprender la herbolaria maya, los tiempos de siembra y cosecha, la pulverización de las plantas y la elaboración de combinaciones para las cápsulas. Ellos saben que es una transferencia de conocimientos largo, pero hay personas que quieren aprender todo en un par de meses, lo que es casi imposible.

“Empecé este negocio con puros tecitos de hierbas, pero la misma gente me animó para que me dedique más a la medicina tradicional”, relató. “Hice infusiones, gotas y luego cápsulas. Como son plantas que curan, la gente regresaba o mandaba a otras con problemas; afortunadamente hoy hay mucha demanda y produzco en grandes cantidades para vender”.

Tiene consultorios en Izamal y en la colonia Nora Quintana (número 594 de la calle 138 entre 65 y 65-A) en Mérida, la cual está a cargo de su hijo José Feliciano. Sus hijos Erica Amelia, Beningno y Cecilia también aprenden estos saberes.

Uno de sus jardines botánicos está abierto al público y ofrece recorridos gratuitos para que los visitantes conozcan las plantas y tengan conocimientos básicos de la medicina tradicional maya.

La exposición en el vestíbulo del Jardín Botánico del CICY consiste en un muestrario de los artículos que usan parteras, sobadoras, médicos tradicionales, culebreros, yerbateros y sacerdotes mayas. Además, se incluye una explicación breve de la historia de cada uno de ellos. Un recorrido por el área de plantas en conservación completa la exhibición. Ésta estará abierta de lunes a viernes, de 9 a 13 horas, hasta julio próximo.

La inauguración estuvo a cargo de la maestra Ana Eugenia Méndez Peterson, directora general de Museos y Patrimonio de la Sedeculta, y la presidieron el doctor Pedro Iván González Chi, director general del CICY; maestra Rosaura Martín Caro, directora de planeación y gestión; maestro Abraham Guerrero Escobar, director de Patrimonio de la Sedeculta; doctora Azucena Canto Aguilar, responsable del proyecto de investigación de la unidad de recursos naturales, y Judith Alanís Figueroa, artista autora de la exposición.— Joaquín Chan Caamal

 

Otras Noticias