Donación al INAH

La familia Molina Casares realiza su segunda donación al INAH

Este fin de semana, la familia Molina Casares realizó la donación al INAH de un terreno de 91 hectáreas en la reserva de la zona arqueológica de Dzibichaltún
domingo, 1 de mayo de 2022 · 09:17

MÉRIDA, Yucatán.— La familia Molina Casares realizó este fin de semana una segunda donación al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) a favor del patrimonio histórico y cultural de Yucatán: un terreno de 91 hectáreas a la reserva de
la zona arqueológica de Dzibichaltún.

La propiedad pertenecía a la familia Molina Casares y formaba parte de la exclusiva zona residencial campestre La Ceiba, que colinda con la zona arqueológica ubicada en Chablekal, en la carretera Mérida-Progreso. El terreno tiene alta plusvalía, pero no se reveló detalles de la valuación a petición de los donantes.

Donación de escultura religiosa de mediados del Siglo XX

El 21 de febrero de este mismo año, la familia Molina Casares donó al INAH una escultura religiosa de mediados del Siglo XX que tenía en los jardines de la casona El Pinar, de la calle 60 entre 33-A y 35 del Centro Histórico.

Esa antigua escultura de piedra perteneció al desaparecido conjunto urbano la Ciudadela de San Benito o el antiguo Templo de San Cristóbal que fueron derruídos en el Siglo XIX. La familia Molina Casares compró este bien histórico y después de cuidar de él por muchos años, lo donó al INAH, cuyo director general Diego Prieto Hernández vino a la ciudad para recibir la escultura de piedra caliza que representa a un sacerdote que lleva en la mano a un niño y en la otra mano tiene agarrada una flor.

Traspaso de la propiedad en Dzibichaltún

Para esta nueva donación regresó a Mérida el director general del INAH para firmar el documento de traspaso de la propiedad.

Por el INAH

Presidieron la ceremonia protocolaria el antropólogo Diego Prieto Hernández, director general; la licenciada María del Perpetuo Socorro Villarreal Escárrega, coordinadora nacional de Asuntos Jurídicos; antropólogo Eduardo López Calzada, director del Centro INAH Yucatán, abogado José Arturo Chab Cárdenas, jefe jurídico del INAH Yucatán; Ruth Landeros, representante del INAH en el  Tren Maya.

Por la familia Molina Casares

Por la familia donante firmaron y presidieron la entrega de la propiedad los señores Lorenzo Molina Casares, Ignacio Molina Casares, Mario Arturo Sebastián Molina, Juan Francisco Molina Casares, Allan Molina Álvarez y Miguel Ángel Jorge Jorge. Como testigo estuvo el arquitecto Federico Sauri Molina, director de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Mérida, y la
subdirectora de Patrimonio Cultural, arquitecta Laura Sáenz Cetina.

El notario público Carlos Alberto Gamboa y Gamboa entregó la escritura pública como fedatario del Patrimonio Inmobiliario Federal.


También le podría interesar: "Lamentan que sigan problemas en Dzibilchaltún"


Extensión del terreno donado

Se informó que este terreno de 91,570.90 metros cuadrados que la familia Molina Casares donó al gobierno federal está al interior de la zona arqueológica de Dzibichaltún y se destinará a la conservación y protección de dicho sitio arqueológico de importancia cultural. En este terreno están asentados diversos vestigios arqueológicos hallados por el reconocido arqueólogo Rubén Maldonado Cárdenas, que realizó una investigación durante varios años del registro arqueológico en dicha área. 

Prieto Hernández agradeció a la familia Molina Casares la entrega voluntaria del predio porque permitirá continuar con los trabajos de investigación arqueológica de esa zona para fortalecer el polígono de protección a dicho sitio patrimonial.

También precisó que derivado del trabajo coordinado entre la iniciativa privada y el INAH, se  podrá asegurar el cuidado del Patrimonio Arqueológico para las generaciones futuras. 


También le podría interesar: "Bloqueo en Dzibilchaltún, ''duro golpe'' al sector turístico"


Zona arqueológica de Dzibilchaltún

La zona arqueológica de Dzibilchaltún se encuentra inscrita en el Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicos e Históricos con el folio real 2ASA00000312 y  la clave de sitio F16C4231009. Tiene una extensión aproximada de 5,701,707.87 m2, en el que converge propiedad privada, propiedad ejidal que se encuentran sujetos a la protección, salvaguarda y jurisdicción de la Secretaria de Cultura a través del INAH.

En el interior de la zona arqueológica se tiene registrado la presencia de restos producto de culturas anteriores al establecimiento de la hispánica en el territorio nacional, así como los restos humanos, de flora y fauna provenientes de la cultura maya local.

Más de