MÉXICO

Permanece sierra tarahumara “entre violencia y olvido”

Escrito en MÉXICO el

CIUDAD DE MÉXICO (El Universal).— La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) condenó los hechos violentos y el homicidio de los sacerdotes jesuitas Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar, dentro del templo de la comunidad de Cerocahui, Chihuahua.

“En medio de tanta muerte y crimen que se vive en el país, condenamos públicamente esta tragedia y exigimos una pronta investigación y seguridad para la comunidad y todos los sacerdotes del país”, se lee en un comunicado publicado en su cuenta de Twitter.

En otro comunicado, los jesuitas de México también se pronunciaron sobre los hechos violentos y exigieron justicia, así como la recuperación de los cuerpos.

“Con profundo dolor, denunciamos el homicidio de nuestros hermanos Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar, ocurrido el día de ayer dentro del templo de la comunidad de Cerocahui, Chihuahua. Condenamos estos hechos violentos, exigimos justicia y la recuperación de los cuerpos de nuestros hermanos que fueron sustraídos del templo por personas armadas”.

También denunciaron que estos hechos no son aislados: “La sierra tarahumara, como muchas otras regiones del país, afronta condiciones de violencia y olvido que no han sido revertidas. Todos los días hombres y mujeres son privados arbitrariamente de la vida, como hoy fueron asesinados nuestros hermanos”.

Sobre el mismo tema, la Arquidiócesis Primada de México pidió un alto a la violencia. En su cuenta oficial de Twitter, la Arquidiócesis hizo un llamado a unirse en oración por los dos sacerdotes asesinados en Chihuahua y por el cese de violencia en el país.

“Como Iglesia que peregrina en la Ciudad de México, nos unimos en oración con la Compañía de Jesús ante el asesinato de dos sacerdotes Jesuitas en la comunidad de Cerocahui, Chihuahua, pedimos por el cese de la violencia en México”, puso.

Por su parte, el semanario católico “Desde la Fe” detalló los jesuitas asesinados estaban atendiendo a un hombre que entró al templo herido y era perseguido por personas armadas. Resaltaron que los sicarios ingresaron mataron al laico y a los dos sacerdotes.

Recalcan que la Diócesis de Tarahumara, a través del obispo Mons. Juan Manuel González Sandoval, confirmó esta versión en un comunicado al señalar que los padres Campos y Mora estaban cumpliendo con su deber de ayudar y socorrer física y espiritualmente a una persona que estaba perdiendo la vida y fueron “acribillados” en el templo.

Ante estos hechos, mediante un comunicado, los Jesuitas de México pidieron medidas de protección para toda la comunidad de Cerocahui y aseguraron que mantendrán su presencia ahí y seguirán trabajando por la misión de justicia, reconciliación y paz.