Yucatán

Arzobispo dedica homilía a casos de violencia nacional

miércoles, 3 de agosto de 2022 · 01:43

PROGRESO.— La jornada de la Oración por la Paz concluyó el domingo y ese día en las misas se oró y pidió por la conversión de los sicarios, quienes también son seres humanos, señaló Gustavo Rodríguez Vega, arzobispo de Yucatán, durante la misa que ofició en la capilla de la comisaría de San Ignacio.

El prelado criticó la política de “abrazos, no balazos”. La celebración de la fiesta anual en honor de San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús, fue el marco ideal para que monseñor recuerde el asesinato de dos padres jesuitas que dedicaron su vida sacerdotal en la sierra Tarahumara.

Rodríguez Vega dedicó su mensaje a San Ignacio de Loyola y a la jornada de la Paz de la Oración.

“Todo el mes de julio, los invitamos a orar por la paz, tanta violencia que ha habido en México durante años y años; en Yucatán, poca (violencia), pero no ha faltado.

“Dos padres jesuitas que toda la vida vivieron con los indios tarahumaras fueron asesinados porque ellos estaban con alguien que él (sicario) estaba persiguiendo para matarlo”, recordó.

“Toca orar por los sicarios, para aquellos que asesinan, secuestran y hacen daño, ¿por qué? pues son hijos de Dios, son hermanos nuestros y hay que pedir por ellos para que se conviertan”, exhortó el arzobispo.

“A nuestros gobernantes les toca, no tanto abrazarlos para que cambien, sino detenerlos y hacer justicia, pero nosotros, sin esperar a que sean castigados y sin guardar ningún resentimiento contra ellos oramos por su conversión y pedimos a nuestro gobierno que establezca la justicia en favor de toda la gente de bien”, resaltó.— Gabino Tzec Valle