Novak Djokovic acabó el año tal y como lo comenzó: batiendo marcas.

El número uno mundial estableció ayer un récord al consagrarse campeón de la Copa de Maestros de la ATP por séptima ocasión, imponiéndose en sets corridos ante la estrella local Jannik Sinner.

Djokovic empleó 1 hora y 43 minutos para certificar una victoria de 6-3 y 6-3. A sus 36 años, el astro serbio mantiene un insaciable apetito de romper récords.

Inició 2023 conquistando su décima corona del Abierto de Australia para ampliar un récord. Siguió con su 23er trofeo de Grand Slam en el Abierto de Francia, dejando atrás la marca de Rafael Nadal. Djokovic, quien perdió la final de Wimbledon ante Carlos Alcaraz, también atrapó el título del Abierto de Estados Unidos.

“Una de las mejores temporadas de mi vida, sin duda”, dijo Djokovic. “Coronarla con una victoria ante Jannik, un ídolo local que tuvo una semana sensacional, es fenomenal”.

Djokovic y Roger Federer estaban empatados con seis títulos en el torneo que pone fin a la temporada y reúne a los ocho mejores tenistas del año.

El serbio alzó los brazos y sonrió radiante tras asegurar el séptimo cuando Sinner cometió una doble falta.

La victoria se asemejó al despliegue demoledor de Djokovic el día previo cuando despachó a Carlos Alcaraz, el número dos del mundial, en las semifinales.

“Me siento muy orgulloso de las actuaciones de los últimos dos días contra Alcaraz y Sinner, probablemente los dos mejores tenistas del mundo junto a mí y (Daniil) Medvedev ahora mismo, y me tocó responder ante el nivel con el que vienen jugando”, señaló Djokovic.

“Tuve que ganar los partidos, nadie me los regaló y eso fue lo que he hecho. Creo que tácticamente jugué diferente a lo que fue en la fase de grupos contra Jannik. Ha sido una semana fenomenal”, añadió.

Fue su cuarta victoria ante Sinner, quien había logrado su primer triunfo ante Djokovic en la fase de grupos en Turín y se convirtió en el primer italiano en alcanzar la final del torneo.

Djokovic ya había asegurado el número uno para cerrar el año por octava vez, otro récord, al ganar en su debut en Turín.

Después de este torneo, Djokovic se convertirá en el primer jugador que ocupa el primer puesto del ranking durante 400 semanas. Roger Federer, con 310, es el otro hombre que ha logrado superar la barrera de las 300.

También fue la segunda vez en los últimos 15 años que un jugador avanza a las finales de los cuatro torneos de Grand Slam y la final de la Copa de Maestros. La solitaria vez previa fue cuando Djokovic lo logró en 2015.

Sinner llegó a la final invicto. Con el aliento de sus compatriotas, el jugador de 22 años se ilusionaba con convertirse en el primer italiano en ganar el torneo en 54 años de historia.

Pero poco pudo hacer ante otra lección magistral de Djokovic, sobre todo con un sensacional primer set que apenas duró 38 minutos y en el que el serbio ganó 20 de 22 puntos con su saque. Djokovic también acumuló 13 aces en el partido. Ganó 14 puntos seguidos entre el final del primer set y el tercer juego del segundo para tomar la manija del duelo y aquietar al público de ayer en Turín.

“Enhorabuena, ‘Nole’, por este séptimo título… Eres una inspiración no sólo para todos los que vieron el partido, sino para todos los jugadores”, dijo Sinner.—AP

Noticias de Mérida, Yucatán, México y el Mundo, además de análisis y artículos editoriales, publicados en la edición impresa de Diario de Yucatán