Editorial

Filiberto Pinelo Sansores: Oposición; razones y sinrazones

16/6/2022 · 01:30

Estuvo de visita en Yucatán, el fin de semana, el líder nacional del PAN, Marko Cortés para una reunión partidista de carácter nacional y siguió con su discurso triunfalista después de la apabullante derrota que sufrieron, su partido y sus dos socios —el PRI y lo que queda del PRD—, en las más recientes elecciones.

La derecha partidista no tiene manera de explicar cómo es que haciendo tan bien las cosas obtiene tan malos resultados y en consecuencia no le queda más que poner cara dura y hacer las cuentas más alegres que puede, sin importarle darse topes con la realidad.

Los resultados que obtuvo al poner en juego 6 gobernaturas y perder 4 —mientras que quien se las ganó, Morena, no puso en juego ninguna y al salir de la contienda tenía 4 más en su buchaca— no son como para cantar victoria.

Por eso causa risa cuando anuncia: “¡Hay tiro en 2024!” siendo que los hechos dicen que, efectivamente, puede haber tiro, pero tiro de gracia, a quienes van de mal en peor.

En esta tesitura, Cortés aseguró que su partido vencerá en 2024, tanto en las elecciones estatales como en las presidenciales, porque Yucatán “está bien blindado contra el ‘Morenavirus’ destructivo”.

Fuera de estos desplantes de soberbia no fue capaz de articular algún esbozo de programa favorable a los intereses de la sociedad que permita a ésta pensar que, por fin, les ha caído el veinte a los dirigentes de la trilogía PAN, PRI y PRD y han entendido que no se puede combatir a una fuerza a la que el pueblo identifica con un proyecto que beneficia a millones de personas con simples desplantes.

Por el contrario, continuando con la vieja retórica que ya no da frutos, puso como ejemplo de buenos gobiernos panistas a los de Vila y Renán porque “son los mejor evaluados del país”, en los momentos en que ambos están dedicados a construirse imágenes mediáticas usando para ello sus constantes viajes, sobre todo, al extranjero, ofreciendo obras públicas a futuro, saludando a personalidades en foros regionales y colonizando todos los espacios de poder que pueden, como Vila, que se está apoderando del Poder Judicial completo, mientras navegan, plácidamente, hacia el que, creen será su siguiente cargo, presidente del país, uno, gobernador del estado, el otro.

Los yucatecos han estado evolucionando a través de los años hacia una cultura que valora con parámetros diferentes a los de los tiempos de los gobiernos neoliberales a sus gobernantes y a quienes pretenden gobernarlos. Ya no se come fácilmente el cuento de la propaganda diaria de quienes gobiernan a base de saliva, porque mientras hablan y hablan, no hacen nada para que mejoren las condiciones en que viven las grandes mayorías del estado.

La derecha panista tiene que resolver dos problemas. Uno, el de su sinceridad al hablar de su forma de combatir la corrupción y otro el de la carencia de un programa de trabajo que convenza a los ciudadanos de ser mejor que el de la 4T. Carece de una y otro. La alcahuetería que le brinda a su socio Alejandro Moreno, Alito, es el mejor ejemplo de que tolera la corrupción cuando ésta la beneficia. Mientras en el PRI se mueven fuerzas que exigen la destitución de su corrupto líder en la dirigencia panista simulan que les habla la virgen.

Repite a rabiar, ella y sus voceros, que el proyecto de la 4T está llevando a México a escenarios catastróficos cuando es obvio que gracias al trabajo y al esfuerzo de este gobierno el país se aleja cada vez más del abismo al que caminaba conducido por las fuerzas que lo gobernaron hasta 2018, y al que hubiera llegado, indefectiblemente, con la crisis de la pandemia.

Sin embargo, no ofrece la más mínima sombra de lo que sería su propuesta para conducir al país en el remoto caso que el pueblo le permitiera regresar al poder.

La pandemia causó los estragos de una guerra no sólo en la salud sino en la economía de todos los países del mundo y México no fue la excepción. Inmediatamente después vino la guerra en Ucrania y las medidas de castigo decretadas para sancionar a una de las partes, que han llevado al mundo a un terrible fenómeno de escasez, inflación y carestía del que ninguno se salva.

Sin embargo, el nuestro es uno de que mejor librados están saliendo de la batalla contra estos males gracias a las políticas económicas y sociales desplegadas por este gobierno para enfrentarlos en beneficio de las mayorías, lo mejor de todo, sin contratar un solo peso de nueva deuda pública.

Gracias a sus programas sociales que abarcan a grandes estratos de la población, millones de mexicanos logran ir saliendo adelante aun en medio de la pobreza en que se encuentran —como resultado de decenas de años de abandono que no se pueden revertir en un sexenio—; gracias a las obras que se están haciendo en todo el país, particularmente, el sureste, hay trabajo para millones que de otro modo estarían desempleados; gracias a las políticas de certidumbre para quienes invierten ajustándose a las leyes del país, mes a mes, la inversión extranjera directa aumenta; gracias a la política energética, los precios de los combustibles no aumentan como en otros países disminuyéndose la presión inflacionaria, que en México es menor que en ellos.

Es probable que el líder panista se lleve otra sorpresa cuando llegue el momento de que los yucatecos decidan quién los gobernará a partir de 2024, como se la han estado llevando quienes conforman su coalición, desde que en 2018 el cielo se les empezó a caer. De entonces acá han perdido la presidencia del país, 22 gubernaturas, las dos cámaras del Congreso de la Unión, 19 congresos locales y un número muy grande de ayuntamientos a lo largo y ancho del país.

Han sufrido derrota tras derrota. Y no porque haya un partido de estado, como quieren hacer creer -como el PRI en los viejos tiempos- sino porque el pueblo se da cuenta de que su coalición es simple instrumento de grupos que quieren regresar al poder para gobernar como antes en beneficio de minorías y de intereses extranjeros y en perjuicio del país y de las grandes mayorías.— Mérida, Yucatán.

fipica@prodigy.net.mx

Maestro en Español. Especialista en política y gestión educativa

 

 

Otras Noticias