Mundo

China no precisa que represalias habría por la gira de Nancy Pelosi

2/8/2022 · 01:30

PEKÍN (EFE).— El vocero del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Zhao Lijian, eludió precisar cuáles serían las represalias que tomaría su país en caso de que la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, visite Taiwán: “Esperaremos y veremos”, zanjó.

Zhao, citado ayer en medios locales, dijo que el estatus de Pelosi como “tercera persona de mayor rango en el gobierno de Estados Unidos” haría que su viaje a Taiwán fuese “muy delicado”.

De consumarse el viaje, sin importar “cómo o cuándo”, estaría “violando gravemente el ‘principio de una sola China’”, aseguró Zhao. La visita “socavaría las relaciones entre China y Estados Unidos” y tendría “un impacto político negativo”.

Como ya advirtió en recientes intervenciones, el vocero insistió en que China tomará “medidas firmes” para “defender su soberanía e integridad”.

En Naciones Unidas, el gobierno chino, a través de su representante en el organismo, Zhang Jun, reiteró que la posible visita a Taiwan de Nancy Pelosi “socavará, si se lleva al cabo, la relación entre China y Estados Unidos”.

En una rueda de prensa para presentar el programa de trabajo de este mes en que China ocupa la presidencia rotatoria del Consejo de Seguridad, Jun dijo que esa posible visita de Pelosi —que fue tema principal de la rueda de prensa— puede calificarse de “peligrosa y provocadora si Estados Unidos insiste en hacerla”, ya que “definitivamente mina el principio de la soberanía china y de nuestra integridad territorial”.

Si se produce, “Estados Unidos debe asumir todas las consecuencias”, a pesar de que los periodistas le recordaron que la agenda de Pelosi no la diseña el Departamento de Estado y que los poderes ejecutivos y legislativos son independientes.

China “tomará medidas firmes y enérgicas”, pero se negó a especificar cuáles serían a preguntas de los periodistas. “Haremos todo lo que esté en nuestra mano para defender nuestra soberanía (sobre Taiwán)”, que calificó de “línea roja” para el gobierno chino.

Dijo además que se observa “una tendencia creciente” en Taiwán hacia la independencia, alentada por “actores externos”, y ello podría volverse una situación “fuera de control”, por lo que “es legítimo que nuestros gobernantes y nuestros militares tomen acciones para evitar que Taiwán vaya más lejos en pos de la independencia”.

 

Otras Noticias