Destacada

Sobreexplotación de la tierra y el agua en Yucatán, efecto de la demanda inmobiliaria

domingo, 24 de abril de 2022 · 06:00

La tierra y el agua de Yucatán han ayudado a impulsar el desarrollo de la entidad y a satisfacer las necesidades económicas de la sociedad, pero en recientes años estos recursos naturales se encuentran en un estado de sobreexplotación, señala el economista yucateco Gabriel Rodríguez Cedillo.

Para el catedrático de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), esta sobreexplotación se ha generado por el interés comercial de grupos de inversionistas que se han fijado en estos recursos como una mercancía atractiva para obtener la mayor cantidad de ganancias a un menor costo.

En su análisis, el experto dice que el gran flujo de anuncios de redes sociales y vallas publicitarias que ofrecen los llamados lotes de inversión y la indiscriminada construcción de viviendas son ejemplo del interés que ha generado la tierra yucateca. Y sobre el agua, afirma que la idea de que el estado cuenta con una gran cantidad del recurso natural ha impulsado su uso indiscriminado al ser utilizado como materia prima por algunas empresas.

El economista señala también que grupos de inversionistas han visto una gran oportunidad en el acaparamiento de las tierras, pues ahora la manera mas rápida de obtener ganancias con este recurso natural es hacerse de ellas porque al acapararlas se genera escasez y con ello se logra un aumento de su valor.

“Los agentes económicos con ciertas características buscan acaparar la mayor cantidad de estos recursos naturales con el objetivo de controlarlos y generar escasez para aumentar su valor. De esta forma obtienen una rentabilidad exorbitante a costa de la población yucateca”, comenta el académico de la Uady

El especialista destaca que para los grupos de inversionistas, la tierra y el agua son una mercancía atractiva para obtener la mayor ganancia a un menor costo, esto a pesar de perjudicar a una gran parte de la población del estado.

La tierra en Yucatán ahora es "oro café"

Para el licenciado en Economía, la tierra yucateca se ha convertido en los últimos años en el “oro café” que buscan explotar las inmobiliarias o los llamados “loteros”, pues la publicidad de los privados y la propaganda gubernamental que muestran a Yucatán como uno de los estados más seguros y atractivos del país han hecho que más gente de fuera se interese en un espacio para poder vivir en el estado.

Pero el problema, apunta, es que en Mérida ya no hay dónde construir, y cuando se construye para vivienda social se hace con menos terreno, por lo que ahora el atractivo es explotar las tierras ejidales que se encuentran cercanas a la costa yucateca prometiendo un mayor retorno de inversión luego de que esos lotes sean urbanizados, a pesar de estar en medio del monte.

“La tierra es el oro café de las inmobiliarias que en los últimos años han encontrado una oportunidad en su acaparamiento, y la manera más rápida de obtener ganancias con la tierra es hacerse de ellas para luego ‘lotificarlas’ con todas las características empresariales. Así se vuelve un modelo de negocio atractivo, siempre y cuando hayan las características urbanas dentro de la población.

Esto está generando un problema de sobreexplotación por la construcción indiscriminada de casas. Ya estamos viendo más viviendas privadas, residenciales, departamentos, y estos mismos se están construyendo en el bosque yucateco que malamente llamamos monte, y para Mérida, las casas de interés social en ciertas zonas cada vez son más pequeñas, lo que genera una mala distribución de tierra para los yucatecos”, comenta.

Agua en pocas manos

Para el también doctor en Gobierno y Políticas Públicas, en Yucatán existe una cultura de creer que el desarrollo económico del estado se basa en el desarrollo comercial, que se encuentra dominado por unas cuantas manos, y por eso señala que las autoridades han permitido que dicho recurso sea explotado por los inversionistas de manera industrial, lo que genera contaminación y, a largo plazo, escasez.

“El problema que estamos teniendo con el agua en Yucatán es que se está sobreexplotando por el uso industrial que se le da en algunos sectores comerciales en el estado, lo que genera un estado de deterioro de ese recurso pues se está contaminando, y al contaminarse, genera escasez”, afirma el especialista de la Uady durante una entrevista.

Rodríguez Cedilo también señala que el gobierno no está tomando las medidas adecuadas para proveer agua en el estado, pues ahora tiene que dividir el recurso para uso industrial, comercial y para su uso en los desarrollos habitacionales que están aumentando en algunas zonas de Mérida, especialmente en el norte, lo que a la larga generará un problema de desabasto en la ciudad.

El agua ya comenzó a escasear en algunas partes de Mérida porque la poca capacidad de agua que puede proveer el gobierno ya la está dividiendo en sectores comerciales, industriales y en un sinnúmero de desarrollos habitacionales, especialmente en la zona norte de la ciudad”, comenta.

Llama a ser conscientes del uso de la tierra yucateca

Gabriel Rodríguez llama a ser consientes sobre el uso de la tierra yucateca pues es escasa, además que dicho recurso natural debe ser para los yucatecos y no para un grupo de personas que tienen los recursos para su explotación. Sobre el agua también pide hacer un uso responsable y a generar los mecanismos para que pueda ser mejor distribuida.

El académico también llama al gobierno a no ser omiso ante la sobreexplotación del agua y la tierra, pues a la larga generará problemas para la población.

“Desde la estructura económica, la sobreexplotación de los recursos naturales está generando una alta desigualdad, un acaparamiento de tierras y un uso excesivo del agua a un costo social muy alto”, concluye el experto

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más de