Mérida

Contraste en la energía; hay capacidad de generación, pero no suficiente gas en Yucatán

domingo, 3 de julio de 2022 · 02:38

Si bien Yucatán ya cuenta con el abasto de gas natural para uso industrial, comercial y doméstico, aún no alcanza a recibir la cantidad suficiente de este energético para nuestros requerimientos de generación de energía, afirma Jorge Abel Charruf Cáceres, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) en Yucatán.

“Esa falta de suministro de gas natural para generar energía hace que parte de nuestra capacidad de generación esté simplemente ahí, sin generar, y se convierta en capacidad ociosa”, agrega. “Esto hace a Yucatán altamente dependiente de la energía que nos llega desde el centro del país”.

El dirigente de los industriales señala que el aumento en el abasto del energético es uno de los grandes retos para el Estado, porque en realidad se cuenta con la capacidad instalada para atender la demanda promedio de energía, incluso de la demanda histórica más alta.

“Me explico: en Yucatán tenemos 2,000 megawatts (MW) de capacidad de generación, entre (fuentes) fósiles y renovables”, prosigue. “Además, tenemos una línea de transmisión que viene desde el centro del país, con capacidad de transportar hasta 1,300 megawatts más de energía. Es decir, un total de 3,300 MW”.

“Ahora la demanda promedio del Estado es de 1,700 megawatts y la demanda histórica más alta ha sido de 2,200”.

Charruf Cáceres señala que, a primera vista, los yucatecos no deberían estar preocupados por el suministro de energía eléctrica. Sin embargo, enfatiza, hay que tomar en cuenta dos factores que dejan al descubierto los retos en esta materia.

El primer factor es el de la falta de suministro de gas natural para la generación de energía, como indicamos líneas arriba. El segundo, de acuerdo con el líder de Canacintra, es que no se puede hablar de un sistema eléctrico estatal.

Sistema peninsular

“No se trata solo de Yucatán. Formamos parte de un sistema eléctrico peninsular, en el que también están Campeche y Quintana Roo, que es el gran consumidor de electricidad”, apunta. “Por eso cobran tanta relevancia las inversiones que se han anunciado en materia de generación de energía para el Estado”.

Enseguida recordó que el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció dos nuevas plantas de ciclo combinado para Yucatán: una en Mérida, con capacidad de 500 megawatts, y otra en Valladolid, con capacidad de 1,021 megawatts.

“Además, se anuncio la ampliación del gasoducto de Mayakán, que aumentaría el transporte de gas natural a Yucatán de 250 millones a 450 millones de pies cúbicos diarios”, prosigue. “Esto es resultado de las constantes gestiones del gobierno del Estado y de la insistencia de Canacintra en la importancia de este energético para el desarrollo de la región”.

“No hay duda, estas inversiones darán certeza al abasto futuro de energía en la Península, siempre y cuando se concreten ambos. De lo contrario, únicamente estaríamos incrementando nuestra capacidad ociosa”, advierte.

Energías renovables

En cuanto a la generación de energías renovables y el aparente bajo número de proyectos de esta índole que se han puesto en marcha en la entidad, el licenciado Charruf dice lo siguiente:

—Sin duda, nuestro Estado tiene un potencial inmejorable para generar energía limpia. Si algo tenemos, y mucho, es sol y viento.

—Hoy en día, en Yucatán hay 24 permisos de generación de energía renovable, entre eólicos y solares, otorgados por la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

—De estos proyectos, cinco ya están operando y generan el equivalente del 25% de la demanda del Estado, de manera renovable.

—Si los 19 proyectos restantes ya estuvieran operando estaríamos hablando de autosuficiencia energética en Yucatán, es decir, se estaría generando, con fuentes renovables, el equivalente a prácticamente el 100 por ciento de la demanda total del Estado.

—Así que no es que tengamos pocos proyectos de este tipo en el Estado. Más bien son pocos los permisos de generación de fuentes renovables que ya están operando.

—Recordemos que muchos de estos proyectos quedaron en “stand by” por la incertidumbre que generó el intento de reformar la Constitución en materia de energía, y que si bien mejoraron las condiciones para que se concreten al no ser aprobada esta reforma, aún no son las idóneas ante la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de no declarar inconstitucional la Ley de la Industria Eléctrica.

—También es importante continuar aprovechando el potencial de nuestro Estado para las energías renovables mediante la generación distribuida —generación “in situ”, es decir paneles solares— tanto para uso doméstico como comercial y, por supuesto, industrial.

—En ese sentido, Yucatán va muy bien, ocupa el séptimo lugar en capacidad instalada en generación distribuida, con 89 megawatts.

—Por supuesto que hay áreas de oportunidad para incentivar aún más este tipo de generación.— ÁNGEL NOH ESTRADA