Seguridad

Organizaciones criminales en Yucatán: ¿cómo operan?

Investigadores analizan la presencia de organizaciones criminales en Yucatán y cómo operan. Advierten que, aunque la violencia se mantiene en niveles bajos, no se descartan grupos delictivos en la zona.
martes, 2 de agosto de 2022 · 05:19

Aunque los índices de violencia y criminalidad en el estado se han mantenido en niveles relativamente bajos, eso no implica que los grupos delictivos organizados no tengan presencia en la zona, advierten los investigadores Shannan Mattiace y  Sandra Ley, autores de un estudio que analiza la presencia de organizaciones criminales en Yucatán y cómo operan.

Por el contrario, sostienen, "múltiples organizaciones criminales están presentes en Yucatán", aunque no ha resultado en violencia visible.

¿Cómo se ha contenido la violencia criminal en Yucatán?

"La violencia criminal no es un problema mayor en el estado" y la última masacre ocurrió en 2008, con la aparición de 12 cadáveres decapitados, al parecer ligadas al tráfico de drogas.

En la primera parte de este reporte, publicada el domingo, informamos que según los investigadores, la permanencia de Luis Felipe Saidén Ojeda como responsable de los organismos de seguridad pública en el estado, durante más de diez años seguidos, sería una de las causas que explica los bajos índices de violencia y criminalidad en Yucatán.

También informamos que otro de los factores que inciden en la escasa criminalidad en el estado —una de las más bajas de México—, es la coordinación institucional acordada entre las corporaciones policiacas federales, estatales y municipales, no obstante la alternancia política en la entidad.

Baja criminalidad en Yucatán, ¿por qué?

Shannan Mattiace, experta en Ciencias Políticas del  Allegheny College, Meadville, Pensilvania, y Sandra Ley, profesora asociada de la División de Estudios Políticos del CIDE, publicaron este año un texto intitulado “Yucatán como excepción al aumento de la violencia criminal en México”, en el Journal of Politics in Latin American.

En ese texto, sus autores recuerdan que a lo largo de la década de 1990 la presencia criminal en Yucatán se limitó a la actividad esporádica de los cárteles del Golfo y Juárez, concentrada principalmente en Mérida.

Empero, a fines de 2006 y principios de 2007, las amenazas del crimen organizado en contra de las autoridades locales se hicieron públicas.

Principalmente a partir del inicio de la "Guerra contra las Drogas" iniciada por el presidente Felipe Calderón Hinojosa, cuando la organización de los Beltrán Leyva, antes de su rompimiento con el Cártel de Sinaloa, de Joaquín "El Chapo" Guzmán, ingresó al estado.

Grupos delictivos, riesgo latente para la seguridad pública

El gobernador de entonces, el panista Patricio Patrón Laviada, "contrató, incluso, seguridad privada del exterior  y se implementaron nuevos operativos coordinados con el gobierno federal, así como con las policías vecinas en Quintana Roo y Campeche".

La sucesora de Patrón Laviada, Ivonne Ortega Pacheco, también enfrentó desafíos por parte del crimen organizado, principalmente del Cártel de Sinaloa.

#EnVivoud83dudd34 Desde el barrio de San Sebastiu00e1n en donde se llevu00f3 al cabo un operativo de la PEI y la SSP. https://cutt.ly/KKGMQpT

Posted by Diario de Yucatu00e1n on Tuesday, June 28, 2022

En 2008, se encontraron 13 cadáveres envueltos con narcomensajes dirigidos a Saidén Ojeda y en 2020, añaden, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) señaló que Yucatán era uno de los 14 estados donde el Cartel del Golfo realizaba operaciones financieras. El mismo informe documentó que Los Zetas estaban también lavando dinero en el estado.

¿Cuáles son los cárteles con presencia en Yucatán?

Lantia Intelligence, una reconocida consultora de seguridad, agregan las investigadoras, documentó la presencia del Cártel de Sinaloa, el Cártel Jalisco Nueva Generación y el Cártel del Golfo, en Yucatán entre 2019 y 2020, enfatizando, sin embargo, que tal presencia criminal no se había traducido en violencia visible.

Pese a la baja tasa de homicidios en el estado, en los últimos años se han dado aquí otros signos preocupantes de violencia criminal, recuerdan Shannan Mattiace y Sandra Ley.

Te puede interesar: Exigencia de paz en el país

¿Cómo operan las organizaciones criminales en Yucatán?

 En 2002, por ejemplo, el diputado local de Valladolid, Pánfilo Novelo Martín, fue asesinado junto a su hijo y chofer, en la carretera Mérida-Cancún. Novelo había denunciado el aumento del consumo de drogas en Valladolid y la posible participación de funcionarios  locales y “forasteros”.

Líderes de organizaciones criminales detenidos en Mérida

Asimismo, varios líderes de organizaciones criminales fueron detenidos en Mérida. En febrero de 2017, Roberto Nájera Gutiérrez, “La Gallina”, del Cártel de Sinaloa, fue capturado en un suburbio de la ciudad y en diciembre de 2018, Eleazar Medina Rojas, “El Chelelo”, vinculado  con el Cártel del Golfo, fue arrestado en el la colonia Montebello.

 En enero de 2019, el líder de un cártel del narcotráfico con sede en Oaxaca, que supuestamente controlaba la venta de mariguana en el sur de Mérida, Hérbert Armando Bautista Epitacio, fue detenido por homicidio en Temozón Norte.

Te recomendamos: Buscan fortalecer la paz social que hay en Yucatán

En septiembre de 2012, fueron detenidos dos sujetos vinculados con las operaciones de narcotráfico de Los Zetas en Cancún y Cozumel: Mateo Domínguez Bouloy y José Francisco Cárdenas Gallegos.

Actividades ilícitas en Progreso

También hay evidencia de actividades ilícitas en Progreso, señalan las investigadoras. En mayo de 2020, la UIF denunció posibles actos de corrupción y lavado de dinero cometidos presuntamente por Guillermo César Calderón, ex funcionario de la aduana de ese puerto.

La UIF también ha investigado el uso de tiburones para transportar cocaína a otras partes del país y a Estados Unidos, a través de Progreso.

Igualmente, afirman, se han presentado múltiples reportes sobre la pesca ilegal de pepino del mar, que podría ser una actividad vincula a los pescadores yucatecos con los grupos de delincuencia organizada en el norte del país y en China.

Sin embargo, el incidente más grave ocurrió en agosto de 2008 cuando  se encontraron 12 cadáveres decapitados cubiertos con narcomensajes cerca de Chichí Suárez.

Posteriormente se encontró un cuerpo adicional en Buctzotz, con mensajes amenazantes en contra del Saidén Ojeda. (Continuará).