Deportes

Curro Rivera, el héroe olvidado de Las Ventas

Homenaje a Eloy en Madrid; nada para “Currito”
jueves, 26 de mayo de 2022 · 00:00

Amigos aficionados...

Publicó hace unos días un especial el “ABC” de Madrid rememorando una tarde épica, bajo el siguiente titular: “Cómo cortar cuatro orejas en Las Ventas y que nadie se hable de ti”.

Se refería a una de las tardes más apoteósicas en los enormes archivos de la Feria de San Isidro. Fue el 22 de mayo de 1972, cuando Cuero Rivera cortó ni más ni menos que cuatro orejas, algo que pocos toreros, sean españoles o mexicanos, han logrado.

Pero lo que titula “ABC” es real: casi nadie habla de esa hazaña. Tiene todo una historia que puede verse como cuenta, si se quiere medir con esas varas que a veces causan náuseas y dolores, afectan el orgullo y dejan ver la abierta parcialidad hacia quienes no son sus compatriotas. Así de fácil.

Sí: Curro Rivera cortó cuatro orejas con faenas de rotundo calado, de esas que dejan huella.

Pero mire usted que pasó algo impensado, porque en Las Ventas jamás había ocurrido y tampoco ya vuelto a ocurrir entre los matadores de toros de a pie.

A Palomo Linares, español y figura consentida de las revistas, le concedieron un rabo justo después de la segunda faena de dos orejas del hijo del maestro Fermín Rivera. ¿Un rabo en Madrid?

Sí, para la historia. Y todos los titulares de la fecha fueron para el rabo de Palomo, no para la gesta de cuatro orejas de Curro ante los toros de Atanasio Fernández.

La actualidad no recuerda a Curro, como señala “ABC”. Pocos o casi nadie habla de ello. En su momento se armaron debates que criticaron la concesión a Palomo, haciendo énfasis en patriotismo de los españoles para que nadie que sea ibero pueda irse por delante de un español. Menos en tardes tan colosales.

Hace unos días caminaba por la emblemática Puerta del Sol y a lo lejos divisé a un mexicano ilustre, Eloy Cavazos. El pequeño gigante de Monterrey es invitado infalible a San Isidro, más en este año en que él también conmemora una fecha especial. Mañana, en el ruedo de Las Ventas, le harán un homenaje en ocasión de los 50 años de haber abierto la Puerta Grande de Madrid cortando dos orejas. Fue el 27 de mayo de 1972 cuando Eloy desorejó a “Azulejo”, un ejemplar de 600 kilos del hierro de Amalia Pérez Tabernero. Desde entonces ningún torero mexicano ha salido en hombros del coso de la calle de Alcalá.

En este San Isidro de 2022 toreaeon cuatro tricolores, dejando todos notas muy altas, pero solo hubo una oreja, la de Leo Valadez el domingo. Eso sí, todos dejaron actuaciones de muy importante contenido. Ya habrá otras oportunidades para poder emular a Eloy con su salida en hombros, y, claro, a Curro, con sus cuatro orejas cortadas, aunque nos pongan a un español con rabo para demeritar al paisano.

Y pues Eloy habló con el reportero sobre su homenaje y el acontecimiento que le celebran mañana, a mucha honra. Pero no dejó pasar la ocasión de mencionar a Curro y su actuación de cuatro orejas días antes. “Es injusto que no se le señale ese acontecimiento”.

Totalmente cierto. A Curro los españoles no le mencionan ni de pasada. De eso, creemos que, de forma especial, porque cuando se habla del rabo de Palomo Linares siempre sale a relucir la hazaña de Curro. Eso duele. Les duele a ellos, porque en el orgullo de los inventores de la tauromaquia, no pudo ser superado por un mexicano (ni un peruano como Roca Rey este año en Sevilla). Y nos duele a nosotros los mexicanos porque no se le reconoce la que probablemente sea la más grande de todas las gestas de un paisano más allá de las fronteras.

“ABC” no se equivoca en su titular. ¿Cómo que cortar cuatro orejas en Las Ventas y nadie habla de ti?

 

Otras Noticias