Editorial

Yeusvi Flores: La Medicina, un arte del que participan las mujeres

miércoles, 16 de febrero de 2022 · 01:30

El pasado 11 de febrero, sin titulares en noticias, con pocas publicaciones alusivas a dicha efeméride en redes y en general con bajo perfil y casi casi desapercibido, se celebró el Día Internacional de la Mujer Médica.

En 1849, tras soportar con aplomo no solo las exigencias de la licenciatura sino también las bromas constantes e hirientes de sus compañeros hombres Elizabeth Blackwell se convirtió en la primera mujer doctora en el mundo, graduándose como la mejor de su clase. Cinco años más tarde abriría junto a su hermana, la tercera mujer en ostentar el título universitario en Medicina, la primera clínica para la atención de mujeres en Nueva York.

En nuestro país, la doctora Matilde Montoya, orgullosa mexicana, fue la primera en alcanzar el grado académico de médico en 1887, sentando las bases para una profesión que hoy cuenta con 40% de representantes femeninas.

Dotadas de capacidades como la escucha, la paciencia, la empatía y la facilidad para explicar las cosas, las mujeres poco a poco nos hemos abierto brecha en un mundo que, hasta hace no poco, era dominado por varones. Es un privilegio constatar en directorios médicos que, sin importar la especialidad, las mujeres nos desarrollamos de manera profesional en todas las ramas de la Medicina, desde investigación hasta ortopedia. Nuestra presencia sin duda alguna aporta una sana competencia a nuestros compañeros masculinos, de quienes aprendemos y a quienes aportamos ciencia.

La Medicina hoy en día para una mujer es una más de las oportunidades profesionales, una larga carrera que aun en pleno siglo XXI se ve entorpecida por arraigadas creencias que intentan mermar nuestras aportaciones, constituyendo aún una lucha que, aunque menguante, persiste intentando sostener una supremacía utópica basada en las capacidades atribuidas a un género.

Lo que no podemos negar es que debemos estar agradecidas de poder abrirnos camino en una de las profesiones más humanas, que nos enriquecen día a día con la satisfacción de poder ayudar a nuestros iguales, y de quienes seguimos aprendiendo. La Medicina es y siempre será un arte, pero ataviada de tacones o tenis, con el cabello suelto o la melena despeinada, no cabe duda de que, con las cualidades femeninas, ha pasado a ser una ciencia plagada de belleza. De colega a colega, ¡feliz día a todas las mujeres doctoras!

Facebook, YouTube, Instagram y Twitter: @DraYeusviFlores; drayeusviflores@gmail.com; www.drayeus.com.

 

Otras Noticias