Atentados contra la prensa

Entre la espada y la pared: ¿por qué agreden a los periodistas en México?

Tres comunicadores a los que les arrebataron la vida en Veracruz y Tijuana, y tres agredidos en Yucatán y Oaxaca es el nefasto registro en 26 días de enero, en el amanecer de 2022 en México
lunes, 31 de enero de 2022 · 07:30

Entre la espada y la pared. Así, en una especie de peligroso callejón sin salida aparente están las y los periodistas de México, que cada 12 horas son víctimas de agresiones, ataques que en muchos casos tienen un final funesto.  

El eco de los disparos que segaron la vida del fotógrafo Margarito Martínez Esquivel aún resuenan en muchos lugares del orbe cuando de nuevo certeros balazos callan para siempre a la periodista María de Lourdes Maldonado López.

Ambos comunicadores, residentes en Tijuana, Baja California Norte, se convirtieron en tan sólo siete días de diferencia en dos cifras más de la nefasta estadística de seis reporteros que en 26 días de enero, en el umbral de 2022, son presa de atentados por ejercer su labor informativa. 

Protesta de las y los reporteros frente al Palacio de Gobierno, en Xalapa, Veracruz, por el crimen de José Luis Gamboa Arenas, primer periodista ejecutado en 2022 en México.- Foto Instagram ocelotamorales

¿Cuál es la situación laboral de las y los periodistas en México?

Las y los reporteros mexicanos navegan todos los días entre aguas peligrosas, tratando de realizar su trabajo, de poner en práctica la libertad de expresión en un estrecho camino en el que las intimidaciones del Estado; y las amenazas del crimen organizado, y de políticos y particulares corruptos surgen por doquier y se cumplen.

Una evaluación que realiza el Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia (Casede) indica que las condiciones para llevar al cabo la profesión periodística en México se deterioró aún más en los últimos tres años, debido a las descalificaciones que se promueven desde la Presidencia e instancias gubernamentales.

A ello, según el informe "Libertad de expresión en México 2020" se añaden las condiciones laborales inestables, precarias, y la ausencia de conocimiento y uso de protocolos de prevención de riesgos, autoprotección y códigos de ética.

Puedes leer: José Luis Gamboa, primer periodista asesinado en 2022 en México

Otros problemas que padecen las y los reporteros mexicanos

El análisis del Casede revela que aunque 22 estados tienen marcos legales e institucionales son débiles para la prevención y la protección de personas periodistas y defensoras de derechos humanos. Yucatán no tiene ley local de protección, se basa en la federal.

Sólo cuatro estados tienen áreas especializadas para investigar delitos contra la libertad de expresión, y en las 32 entidades prevalece la vigencia de leyes obsoletas que criminalizan o castigan civilmente el ejercicio de la libertad de expresión. 

Entre los principales problemas que afectan a las y los informadores que detecta la asociación, destacan la inseguridad, agresiones de policías, detenciones arbitrarias, la constante desacreditación y estigmatización de la labor informativa, y el gasto en publicidad oficial se utiliza como instrumento de presión a los medios de comunicación.

Periodistas asesinados en México en 22 años

De  acuerdo con datos de Article 19, organización internacional que defiende la libertad de expresión y el derecho a la información, documenta del 19 de julio de 2000 al 23 de enero de 2022, el homicidio de 148 personas periodistas en México. 

Del casi centenar y medio de las y los comunicadores asesinados por su labor, 136 son varones y 12 mujeres. De ese universo, 47 de los hechos sangrientos suceden durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018), y 28 en el actual gobierno que preside Andrés Manuel López Obrador.

Es durante la gestión de Javier Duarte de Ochoa, gobernador de Veracruz (diciembre de 2010-noviembre de 2016), a la que Article 19 califica como la más letal para las y los comunicadores: 18 personas periodistas asesinadas. Esa entidad ostenta el mayor registro de crímenes, con 31.

Principales motivos de las agresiones contra las y los periodistas 

Ante el panorama desolador y aterrante que cada día enfrentan las y los periodistas de las 32 entidades, la abogada Noemí Pineda Fierro, investigadora del Área de Protección y Defensa de Article 19, responde a algunas de las interrogantes de la razón por la que las y los reporteros en México son amedrentados, perseguidos y asesinados.

En la primera parte de la entrega, la colaboradora del organismo que se funda el 5 de febrero de 1987 en Londres, Inglaterra, habla de las causas de los ataques contra las y los siete periodistas, cómo influye el Estado mexicano en ese sistemático embate y qué mecanismos de custodia tiene el gremio ante esa situación de indefensión.

Además, se refiere a las ejecuciones de tres personas periodistas, una de Veracruz y dos de Tijuana, y de los casos de tres reporteros agredidos, dos yucatecos, Ramón Celis Perera y Javier Vargas Chablé, y el más reciente del oaxaqueño José Ignacio Santiago Martínez, el miércoles 26 pasado.

El atentado ocurrió en la carretera Yosonicaje-Tlaxiaco cuando José se dirigía a Juchitán, de donde es originario, en compañía de escoltas asignados por el Mecanismo Federal de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.

En la continuación del trabajo, la próxima semana, se detallarán las violaciones para ejercer el derecho a realizar su labor y a la libertad de expresión de comunicadores del Diario y Grupo Megamedia en Yucatán y Campeche a lo largo de los últimos 13 años.

¿Por qué agreden, asesinan a las y los periodistas en México?

La licenciada Pineda Fierro indica que a la prensa se le agrede cada 12 horas en México, "porque se puede, por que no existen consecuencias para las y los perpetradores, porque ya es parte de la 'normalidad' que no debe de haber, no debe ser pero se normaliza desde hace mucho tiempo".

"Y está tendencia está comprobada si no se actúa, si continúa esta inacción de forma diligente para frenarla, y en la que hay un contexto donde en forma constante se estigmatiza, se omite el actuar de las autoridades y no hay garantías de seguridad para el desempeño de la labor periodística".

El ejemplo más sombrío es que en un período de 20 días, a partir de la primera agresión en Mérida contra el reportero gráfico Ramón Celis Perera, de Diario de Yucatán, el jueves 6 de enero pasado, se conocieron cinco atentados más, tres trágicos contra igual número de profesionales informadores.

Se trata de José Luis Gamboa Arenas, Margarito Martínez Esquivel y María de Lourdes Maldonado López, ejecutados el lunes 10, domingo 16 y domingo 23 de enero pasados, el primero en Veracruz, Veracruz, y las otras personas en Tijuana, Baja California Norte. 

¿En qué tipo de temas hay más ataques violentos?

"En Article 19 identificamos tendencias, temáticas y tipos de coberturas específicas que también podrían contestar, ser la respuesta a la violencia del Estado mexicano y otros actores que son agresores de las y los representantes de la prensa, por la clase de coberturas que hacen", explica Noemí.

Con esa perspectiva, precisa que en el primer semestre de 2021 el 73.76% de los ataques contra las y los periodistas son por la cobertura de asuntos de corrupción y política, con 193 casos. En segundo lugar, por el número de agresiones, los temas de seguridad y justicia, con 56 casos que representan el 15.6% del total de atentados
documentados.

También los trabajos referentes a derechos humanos y movimientos sociales, y las irregularidades por disputas de tierras y territorios son los tópicos en los que se detectan que los reporteros sufren mayor violencia física o verbal.

La demanda de justicia por el homicidio del fotoperiodista Margarito Martínez Esquivel, en Tijuana Baja California.- Foto Instagram mahelipe

Te interesaría: Asesinan al periodista Margarito Martínez en Tijuana    

¿Cuántos asesinatos suman de 2018 a enero de 2022 en México?

Cifras del organismo prueban en México el crimen de un periodista en diciembre de 2018, de 10 en 2019, y siete homicidios con vínculo a su labor en 2020 y 2021, respectivamente. Al domingo 23 de enero de este 2022 hay tres ejecuciones, casi el 50% de los que se cometieron en los dos años anteriores en el país. 

"Todo esto habla de que se encubre el actuar del Estado conectado en el ámbito político social que impacta la seguridad de las y los periodistas. La prensa está entre la espada y la pared, entre particulares, el crimen organizado y los gobiernos que la amenaza e intimida para que detengan sus denuncias y coberturas que los exhiben", señala. 

"El poder público estigmatiza y provoca la autocensura de la prensa en ese ambiente. A los periodistas lo están matando por contar lo que está pasando en el país: violencia generalizada, actos de corrupción oficial, agresión a los derechos humanos, por develar el actuar irregular de particulares y funcionarios del Estado, y por dar a conocer
hechos del crimen organizado", subraya. 

¿Cómo influye el reporte semanal "¿Quién es quién en las mentiras de la semana?" en la violencia contra los periodistas?

En opinión de la investigadora de Article 19, el reporte en el que en las conferencias "mañaneras" del presidente Andrés Manuel López Obrador se evidencian a los medios de comunicación que, a su parecer, difunden información falsa sí predispone aún más la violencia contra las y los periodistas.

"Aunque no podemos señalar y vincular a ese espacio como una relación directa, que ese tipo de declaraciones provoque más agresiones, sí preocupa que se ocupe ese reporte, que imitan otros gobiernos, con discursos estigmatizantes que pueden generar justificaciones mayores y por ende ataques contra la prensa".

De hecho, dice que utilizar términos como "prensa vendida" o "prensa fifí" ocasiona un efecto cascada entre la población que se comienza a replicar de manera inadmisible, exhibe y pone en riesgo la integridad de las y los comunicadores en la República. 

"Quienes ostentan el poder deben cuidar muchísimo más el lenguaje, el discurso que manejan porque puede tener consecuencias negativas en la población y con ese tipo de declaraciones se denosta e infama a quienes realizan una labor periodística". 

"Ese tipo de acciones no ayudan a un ambiente propicio de seguridad para las y los reporteros. Es vital que las autoridades ofrezcan discursos de respeto a la libertad de expresión, a la pluralidad de ideas, un mensaje diferente repercutiría en que se justifique la continuidad de agresiones contra personas periodistas y medios de
comunicación", apunta.

¿Qué pasó con el caso del fotoperiodista Ramón Celis Perera, de Diario de Yucatán?

Como Grupo Megamedia dio a conocer, el jueves 6 de enero, el experimentado fotógrafo del Diario sufre la agresión física y verbal de un funcionario de la clínica 56 del IMSS, en la calle 65 entre 44 y 46, en el centro de Mérida.

La intimidación y amenazas contra el reportero gráfico con más de tres décadas de labor en la empresa, se dio cuando capturaba imágenes y grababa un vídeo sobre las quejas de los derechohabientes que aguardaban por horas la atención por presentar síntomas de Covid-19.

"Tenemos conocimiento de la agresión y le damos seguimiento al caso con total confidencialidad. El fotoperiodista tiene derecho a la libertad de expresión y los funcionarios públicos, en este caso del IMSS, deben permitir que se cubran temas de interés general, tener un umbral de tolerancia al escrutinio público", afirma.

Podrías ver: Lourdes Maldonado: tres irregularidades que le arrebataron la vida a la periodista  

¿Hay algún reporte de otro periodista agredido en Yucatán en este 2022? 

La licenciada Pineda Fierro explica que el caso del reportero Jaime Vargas Chablé, herido con un arma blanca el 18 de enero pasado, está en proceso de documentación para identificar si la agresión se deriva por su ejercicio periodístico.

"Se está en la fase de acreditar si el hecho fue por su labor reporteril, lo que nos llevará un tiempo, no es tan rápido porque se tiene que analizar todo el contexto, realizar entrevistas y otros procedimientos".

"Article 19 está en contacto y comunicación con Jaime, y se hace un llamado a las autoridades del IMSS y de la Fiscalía de Yucatán para que lo atiendan, y él y su familia reciban las medidas de protección y comiencen las investigaciones de acuerdo al protocolo homologado de que goza la libertad de expresión", recalca Noemí.

Las exequias de la periodista Lourdes Maldonado, privada de la vida cuando llegaba a su casa, en Tijuana, Baja California Norte.- Foto Instagram agencia24mm


¿Qué defensa tiene el gremio periodístico nacional ante la impunidad reinante en el país? 

La integrante del organismo defensor del derecho a la libertad de expresión recuerda que México es uno de los países más violentos para ejercer la labor periodística, por lo que es necesario dar a conocer herramientas para contrarrestar ese estado de indefensión.

"Los protocolos de seguridad -medidas para preservar la vida e integridad ante amenazas graves a periodistas- son algunos elementos que se deben emplear cuando las y los informadores sientan que son afectados sus derechos por alguna autoridad o un particular", destaca la licenciada Pineda Fierro.

Además refiere que las y los comunicadores pueden acercarse a las comisiones de Derechos Humanos estatales o federales o a otras instancias con capacidad para conocer o investigar las violaciones u omisiones a sus garantías para llevar al cabo su trabajo en forma más segura.

¿Son efectivas esas medidas? Porque siguen asesinando a periodistas

La colaboradora de Article 19 admite que pese al Mecanismo de Protección y Defensa para Periodistas local y federal, el escenario de las y los periodistas en la nación es muy frío, triste y aunque existe una articulación que debería funcionar, la realidad es que tiene fallas, limitantes, no se garantiza la integridad y la vida de los que ejercen esa labor.

Se le hace notar que las y los periodistas en México están en desamparo, porque pese a todos los mecanismos de prevención e instituciones que deben velar por su seguridad, no hay acciones concretas, efectivas que castiguen el agobio, la presión y las amenazas contra el gremio, que en grado extrema termina en crímenes.

"Es la violencia en su máxima expresión de casos documentados que se vinculan con el trabajo periodístico, y sí, hay un estado de indefensión, una inacción en la articulación de medidas en entidades donde hay un 98% de impunidad en hechos contra la prensa, porque los que deben procurar la justicia no realizan sus funciones", reconoce.

¿Qué recomienda Article 19 ante este horizonte violento contra las y los periodistas en México?

Noemí considera que urge que el Estado diseñe más y mejores estrategias de prevención y protección para las y los comunicadores, ya que es su responsabilidad a fin de que como comunicadores de los hechos y sucesos que se viven en México efectúen su labor en forma libre y sin violencia.

"Article 19 siempre hace el llamado a gobiernos federales, estatales y locales a que se reconozca públicamente la importancia de la prensa para una sociedad democrática, en la que deben garantizar condiciones para que las y los reporteros ejerzan la libertad de expresión y se condenen ataques, no sólo en el plano físico, también en la esfera digital". 

"La sugerencia es que las y los periodistas no se queden callados y fortalecer los mecanismos, fiscalías e instancias de procuración de justicias estatal y federal con políticas públicas integrales para que sus denuncias no se desestimen o las desvinculen de su labor como un móvil para la comisión del delito", concluye la licenciada Pineda Fierro.

Pero, en el México real, a pesar de las condenas nacionales e internacionales por la intimidación, amenazas y el terrorismo que padecen las y los reporteros, el reloj y el tiempo avanzan... y quizá 12 horas después de escribir estas líneas, las y los periodistas del país lloren a una o un compañero más...

Te recomendamos: Sergio Aguayo: La impunidad que reina en México   

 

Más de