Destacada

La alerta por Covid se mantiene: ven en Yucatán una peligrosa confianza

Menor número de casos no significa menor peligro: advierten
jueves, 14 de abril de 2022 · 06:45

Autoridades internacionales y yucatecas coincidieron ayer en que el peligro de la pandemia de Covid todavía no ha desaparecido y en que no es el momento de bajar la guardia ni de relajar las medidas de prevención.

“Es erróneo creer que menos cantidad de casos quiere decir que hay menos riesgo. Nos alegramos de que haya menos muertes, pero este virus nos ha sorprendido en el pasado, así que tenemos que seguirle la pista todo el tiempo”, señaló el director de Emergencias Sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Mike Ryan, en conferencia de prensa en Ginebra, Suiza.

En ese mismo evento, la OMS anunció su decisión de mantener la emergencia sanitaria internacional o pandemia de Covid porque “no es el momento de bajar la guardia”, sino más bien de que los países sigan preparándose para hacer frente a este tipo de crisis.

En Mérida, el doctor Rudy Coronado Bastarrachea, epidemiólogo y especialista en salud pública, advirtió que, aunque en Yucatán se han registrado varios días de cero casos y cero defunciones, la pandemia no ha terminado y no se deben relajar las medidas de contención, sino mantenerlas firmes, pues otras entidades del país ya tienen repuntes y eso puede ocurrir también aquí.

La OMS continúa considerando al Covid pandemia

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció ayer su decisión de mantener la propagación del Covid-19 como una emergencia sanitaria internacional o pandemia porque “no es el momento de bajar la guardia”, sino más bien de que los países sigan preparándose para afrontar este tipo de crisis.

El director general de la organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que el Comité de Emergencias de la OMS (órgano compuesto por científicos independientes) recomendó no cambiar el nivel de alerta en relación con el Covid en vista de que el virus sigue transmitiéndose de forma intensa.

Su evolución es imprevisible y la mortalidad se mantiene a niveles elevados, agregó. Hay que continuar los esfuerzos a fin de que vacunas, tratamientos y otras herramienta desarrolladas para afrontar la pandemia sean distribuidas de forma equitativa entre los países y dentro de ellos, y que se avance en la vacunación de los mayores de 65 años, en particular en África.

Cubrir las brechas que aún hay en el acceso a las vacunas “es la mejor manera de protegernos de futuros brotes”, dijo en rueda de prensa.

Pruebas de detección de Covid deben seguir

El presidente del Comité de Emergencia de la OMS, Didier Houssin, sostuvo que “no ha llegado el momento de relajarse respecto a este virus”, ni de perder de vista la importancia de seguir haciendo pruebas de diagnóstico: “No podemos dejar de vacunar, este es el mensaje que el Comité considera útil enviar a los ciudadanos y gobiernos”, dijo Houssin en la misma rueda de prensa.

Sobre las condiciones para que el Covid-19 deje de estar en el nivel máximo de alerta sanitaria, explicó que deben confluir distintos criterios, entre ellos epidemiológicos y otros relacionados con impacto del coronavirus en los lugares donde la transmisión se mantiene alta.

“Es erróneo creer que menos cantidad de casos quiere decir que hay menos riesgo. Nos alegramos que hayan menos muertes, pero este virus nos ha sorprendido en el pasado, así que tenemos que seguirle la pista todo el tiempo”, señaló el director de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan.

Las muertes reportadas en la última semana por covid-19 en el mundo ha sido la más baja desde que empezó la pandemia.

Sobre las últimas subvariantes descubiertas de Ómicron (denominadas BA.4 Y BA.5), la directora técnica para el Covid-19 en la OMS, Maria Van Kherkove, confirmó que se detectó en un número limitado de países de África y Europa, y ahora se analiza si presentan algún cambio significativo respecto a la variante original.

Confirmó que por el momento no se han detectado cambios en la gravedad de la enfermedad o en la defensa que ofrecen las vacunas, pero también reconocido que es prematuro sacar conclusiones porque el número de secuencias genéticas realizadas es bajo.

Peligrosa confianza en Yucatán, advierten

La pandemia no ha terminado, y aunque en Yucatán se han registrado varios días de cero casos y cero defunciones, no se deben relajar las medidas de contención, sino mantenerlas firmes, pues hay que voltear a ver otras entidades del país que ya tienen repuntes de casos, y eso es muy probable que ocurra también en el estado.

Así lo considera el doctor Rudy Coronado Bastarrachea, epidemiólogo y especialista en salud pública, quien enfatiza que la pandemia aún no se acaba, pues hay brotes de la enfermedad en diversos países y en varias entidades de México.

China, por ejemplo, tiene un número importante de casos, por eso ciudades como Shanghái que cuenta con 26 millones de habitantes han cerrado sus fronteras, y hay casos de rebrotes en Europa, en naciones como Inglaterra, Alemania y Dinamarca, y también hay un incremento de casos en Estados Unidos, indica.

En el país, opina que hay un manejo de datos desordenado, con semanas de retraso, por lo que los reportes no coinciden con lo que está pasando.

Desde hace cinco meses no se actualizan los datos del personal de salud, apunta, por lo que no se sabe cómo va la situación en este sector.

Doble cero en casos Covid en Yucatán

En Yucatán, puntualiza se han tenido días de doble cero: cero casos y cero defunciones, pero esto brinda a la población una confianza peligrosa, pues pareciera que se anuncia que la pandemia ya cedió y no es así.

Luego destaca que hay entidades como Jalisco y Coahuila que tienen un alza de casos, y que por una desorganización en los datos epidemiológicos no se dan a conocer pronto, pues tarda en llegar la información.

Sin embargo, lo que sucede en esas entidades del país es lo que debe interesar a los demás estados, abunda, porque eso que pasa ahí, llegará a Yucatán, y si con motivo de las vacaciones de Semana Santa las medidas de contención se relajan se tendrá un repunte importante.

En cuanto a la variante que puede afectar a los yucatecos, señala que la Ómicron BA2 aún no llega al país, genómicamente no se ha encontrado, por lo que sigue predominando la BA1.

En China donde se tuvo la cepa de origen, la estrategia fue de contacto cero y se aislaron completamente, por lo que no hubo inmunidad natural que se da cuando se tiene la enfermedad, sino que obtuvieron la inmunidad artificial con la vacunación, dice. En cambio, en México se tiene una inmunidad híbrida, por los casos de las personas que se enfermaron y los vacunados, y esta es una de las variables que se necesitan tener para controlar un virus, la inmunidad híbrida.

Transmisibilidad

Otro componente importante es el RO o índice de transmisibilidad, que refiere a la capacidad del virus de infectar a otros por medio de una persona enferma; es decir, el número de personas a las que puede contagiar un enfermo.

El experto recuerda que la cepa original tenía un RO de 2 o 3, pero al salir de China aumentó con el surgimiento de la nueva variante alfa, que tiene un RO de 5, luego se incrementó con Delta barrió con las demás variantes en el mundo y que tuvo su origen en India con un RO de 8. La aparición de la variante Ómicron desplazó totalmente a Delta, pues se calculó el índice de transmisibilidad entre 13 y 15.

Se habla que la subvariante BA2 tiene una transmisibilidad mayor, pero no hay evidencia en Estados Unidos ni en México, y la probable explicación es porque hay una inmunidad híbrida importante, manifiesta.

De forma tal, que al menos en el país, los casos que se están reportando son de la variante BA1.

Otro factor destacable para lograr el control de un virus es la virulencia, entendida como la capacidad de la enfermedad de ser agresiva, y desde la aparición del Ómicron se ha visto menor virulencia, razón por la que disminuyó el número de hospitalizados y defunciones.

Preocupación por bajar la guardia

El doctor Coronado Bastarrachea externa que una gran preocupación actual son los niños, pues en el país los que más se están infectando y hospitalizando son los menores entre 6 y 12 años, en una cantidad dos veces mayor que los de 12 a 18 años debido a que no han recibido vacunas, pues solo un número mínimo de niños mayores de 12 años con comorbilidades fue inmunizado.

De esa forma, refiere, la fortaleza en la inmunidad híbrida que tienen los adultos es la debilidad en los menores de 18 años.