Política y gobierno

En Mérida, Carlos Loret de Mola opina que popularidad de Mauricio Vila no es garantía para el PAN

En su opinión, el partido Morena será muy competitivo en la elección de 2024 en Yucatán.

El periodista yucateco Carlos Loret de Mola cerró anoche el foro IMEF 2022 con una visión sobre la política nacional y yucateca, en la que advirtió que la popularidad del gobernador Mauricio Vila Dosal no es garantía para que el PAN conserve la gubernatura en 2024.

En su opinión, el partido Morena será muy competitivo en la elección de 2024 en Yucatán, pero en el ámbito nacional visualiza una fractura en ese partido sin imaginar las dimensiones políticas.

Luego que expuso ampliamente el panorama político del país, los asistentes le formaron muchas preguntas a través del moderador Alejandro Hernández Bringas. Una de ellas fue: ¿Qué pasará en Yucatán en 2024?

“El mejor análisis lo encontraran con analistas de aquí. Yo tengo un poco del tablero nacional. No me siento con capacidad para decir lo que pasaría, pero pienso que Morena va a ser un competidor muy importante en Yucatán. Ya dio una sorpresa en la votación anterior y puede volver a suceder”, señaló. “El gobernador de Yucatán es muy popular, pero no es garantía de nada en el terreno político. Hay ejemplos de políticos superpopulares en el mundo que han perdido la elección”, dijo.

Yucatán, ¿panista?

Loret insistió en que no es una garantía que el PAN pueda dominar.

“Vila tiene que hacer su trabajo político si no quiere entregar su estado a Morena, porque ese partido tiene un arrastre de inercia bastante notable. El hecho que Vila sea un gobernador bien evaluado le ayuda bastante para proteger a su partido, pero tiene que seleccionar bien a su candidato y evitar las divisiones. El PAN tiene varias barajas como candidatos”.

¿Yucatán resistirá quedar como azul en el mapa político de la Península de Yucatán? Fue otra pregunta del público.

“Yo creo que es muy temprano, pero —insisto— la elección va a estar competido. Si no se ponen la pila, si no hacen una sucesión ordenada pueden pasar problemas, Morena no tiene el desgaste de gobernar aquí como lo tienen los otros partidos”.

Se le preguntó sobre la corrupción en el actual gobierno federal y qué ha pasado con los escándalos derivados de sus reportajes.

Participación de Carlos Loret de Mola en el foro IMEF 2022. Foto de Megamedia

“El tema que ya se acabó en este sexenio es la corrupción, es un discurso totalmente agotado. Ha quedado clarísimo que están bañados en corrupción; los hermanos del presidente López Obrador recibiendo dinero, el carrusel de su secretario para hacer microdepósitos de dinero en efectivo para que no lo detecte el sistema bancario, su hijo millonario que no trabaja, las casas de Bartlett”, señaló.

“Conforme avanzó el sexenio ya es un rosario de actos de corrupción. Ha quedado demostrado que este gobierno de la 4T es súpercorrupto, los de antes tenían pudor, si antes sacamos esos casos sí los hubiesen protegido, pero los sacaban porque había cierto pudor político. Aquí en este gobierno no hay ese pudor. López Obrador protege a todos y perdona a todos, siempre y cuando se arrodillen ante él”.

Loret de Mola consideró que estos actos de corrupción comprobados pueden ser una muy buena bandera política de los partidos políticos de oposición porque la política anticorrupción del Presidente ha quedado despedazada.

También destacó y reconoció el papel de la sociedad civil que es el único contrapeso del poder del Presidente y eso ha impedido que cumpla con sus propósitos de perpetuarse en el poder y desaparecer instituciones y cambiar la ley a su antojo.

Precisamente porque la sociedad civil, principalmente la de clase media ha reaccionado es que López Obrador la odia. Sin embargo, todavía ve peligro contra el INE y la Suprema Corte porque termina el período de Lorenzo Córdova y Ciro Murayama y la presidencia de la Suprema Corte y buscará apropiarse de estas dos instituciones que han demostrado su independencia.

Factores en contra de Morena rumbo a la presidencia

Carlos Loret de Mola en su participación en el foro IMEF 2022. Foto de Megamedia

Da casi como un hecho que la candidata de Morena para la Presidencia de la república será Claudia Sheimbau, pero el declive de la popularidad del presidente López Obrador, la baja votación en la consulta de revocación de mandato aun con toda la campaña y el apoyo de gobernadores y las fracturas que vienen en Morena permitiría a la oposición tener posibilidades de triunfo electoral, pero el problema es que no tienen un candidato que despierte pasiones políticas ni que diga ya basta de mal gobierno.

El único que podría dar la batalla y que conocen por el apellido Colosio no lo conocen de cara ni en su propio estado.

Los presidenciables como Mauricio Vila o Mauricio Kuri, gobernador de Querétaro, no se animan a levantar la mano en forma anticipada por temor a que les retiren los presupuestos y apoyos, lo que metería en problemas a sus estados porque son subsidiados con dinero federal.

“López Obrador ya no es el hombre superpoderoso que era en febrero de 2019, vemos a un Presidente que está perdiendo fuerza. Ya acusa el desgaste de su gestión y la gente se irá impacientando más y le hará perder más poder”, pronosticó.

Más de

Otras Noticias